Saltar al contenido principal

El rey de Jordania pide revisar la ley fiscal que desató una ola de protestas

Anuncios

Amán (AFP)

El rey Abdalá de Jordania pidió este martes revisar el proyecto de ley sobre el impuesto sobre la renta recomendado por el FMI que desató una ola de protestas en el país y provocó la dimisión del primer ministro.

"El gobierno tiene que poner en marcha inmediatamente un diálogo en coordinación con el parlamento y la participación de los partidos políticos, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, para finalizar el proyecto de ley sobre el impuesto sobre la renta", indica la carta oficial en la que el rey designa a Omar Al Razzaz como nuevo primer ministro tras la dimisión de su antecesor, Hani Mulqi, el lunes.

El rey ya advirtió que la crisis en Jordania, que ha provocado manifestaciones diarias desde hace una semana, podría llevar al país "hacia lo desconocido". La economía del país se ha visto lastrada además en los últimos años por la llegada de centenares de miles de refugiados de la guerra en Siria.

El lunes por la noche, y a pesar de la dimisión del primer ministro, cerca de 2.000 personas volvieron a manifestarse en Amán para protestar contra un proyecto de ley que amplía el impuesto sobre la renta a los asalariados más pobres y lo aumenta a empresas y particulares.

Los manifestantes gritaron consignas contra el Fondo Monetario Internacional (FMI), que presiona al gobierno jordano para que aplique importantes reformas a cambio de un plan de ayuda de 723 millones de dólares acordado en 2016.

Algunos manifestantes iban con sus hijos y otros llevaban pasteles para ofrecerlos a las fuerzas de seguridad, indicaron periodistas de la AFP.

"Hoy Jordania está en un encrucijada: o bien logra salir de la crisis y ofrecer una vida digna a sus ciudadanos o, Dios no lo quiera, va hacia lo desconocido", dijo el lunes el rey Abdalá II, en declaraciones publicadas por la agencia de prensa oficial Petra.

Jordania, un país de diez millones de habitantes, aliado de Estados Unidos y uno de los pocos del mundo árabe en haber firmado un tratado de paz con Israel, fue uno de los menos afectados por las protestas de la llamada Primavera Árabe, en 2011.

Pero su su economía sufre problemas, con "débiles perspectivas de crecimiento" este año, según el Banco Mundial, un desempleo del 18,5% y un 20% de la población viviendo al límite de la pobreza.

Desde enero se han aplicado aumentos de precios al pan y a otros productos de primera necesidad. El precio del carburante también ha aumentado cinco veces en lo que va de año y desde febrero la electricidad ha subido un 55%.

Algunos de estos aumentos se explican por la supresión de subvenciones públicas en el marco de las reformas que exige el FMI.

Pero ha sido el proyecto de ley fiscal, también por recomendación del FMI, el que desató las protestas, que no se han calmado con la dimisión el lunes del primer ministro.

La ley prevé un aumento de al menos el 5% de los impuestos a los particulares y afectará por primera vez a las personas con un sueldo anual de 8.000 dinares (unos 9.700 euros). Los impuestos a las empresas aumentarán por su parte del 20 al 40%.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.