Saltar al contenido principal
En foco

Colombia: el pueblo indígena que se anticipó al proceso de paz

Durante años, la comunidad inga de Aponte, en plena cordillera central de los Andes, sembró amapola, un cultivo ilícito utilizado para la elaboración de morfina y heroína. Eso le valió ser víctima de la violencia entre las guerrillas y los grupos paramilitares durante dos décadas.

ANUNCIOS

Tras la muerte de más de un centenar de personas por causa del conflicto entre las guerrillas y los grupos paramilitares, incrementó el riesgo de desaparición de la comunidad indígena, llevando al poblado a un proceso pionero de sustitución de cultivos que se completó en 2004 que fue un anticipo a uno de los grandes desafíos del proceso de paz colombiano en la etapa de posconflicto.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.