Protestas en Jordania

El Rey de Jordania encarga un nuevo gobierno de “diálogo” en vísperas de una huelga nacional

Los manifestantes gritan consignas cerca de la oficina del Primer Ministro de Jordania durante una protesta en Amán, Jordania, el 5 de junio de 2018.
Los manifestantes gritan consignas cerca de la oficina del Primer Ministro de Jordania durante una protesta en Amán, Jordania, el 5 de junio de 2018. Muhammad Hamed / Reuters

El monarca Abdallah II pidió al execonomista y nuevo primer ministro Omar al Razzaz un nuevo gobierno cuya prioridad sea revisar la reforma tributaria que ha desatado desde hace una semana numerosas protestas populares.

Anuncios

Jordania no vivía un ambiente tan grande de protestas sociales desde que en 2011 se desatara la ‘primavera árabe’ en el país. Pese a la forzada dimisión del ahora exprimer ministro Hani al Mulki, el Consejo de Sindicatos decidió por unanimidad una nueva huelga nacional para este miércoles 6 de junio, "pacífica y civilizada", pero en total rechazo a la reforma sobre la renta y la subida de precios.

Esta será la segunda huelga nacional en una semana de manifestaciones inéditas en el país de Medio Oriente, que han puesto entre las cuerdas a las autoridades jordanas.

Ante este parón, el rey Abdallah II de Jordania encargó formar un nuevo gobierno al execonomista del Banco Mundial y exministro de Educación, Omar al Razzaz, cuya prioridad sea la economía. En concreto, la Casa Real pidió a su nuevo primer ministro resolver y revisar la polémica reforma fiscal, en un "diálogo inmediato" con los partidos políticos, los sindicatos y la sociedad civil.

"El nuevo gobierno debe revisar de forma global todo el sistema tributario y el peso de las tasas, de forma que no tenga que recurrir a los impuestos indirectos, los cuales no consiguen justicia y un balance entre los ingresos de los ricos y los pobres", afirmó el rey Abdallah II, que hasta ahora ha ejercido de mediador.

Siete días de protestas en contra del Gobierno

Sobre la mesa está el proyecto de ley que cambiaría el impuesto sobre la renta, buscando aumentar el número de contribuyentes en un 6%, rebajando el umbral de ingresos exigido para pagar esta tasa.

Una medida que llega por orden del Fondo Monetario Internacional (FMI) debido a la deuda contraía por el país en los últimos tres años, que ahora le exige también introducir impustos y subir los precios a bienes de consumo básicos como la electricidad o el pan.

Por eso el mismo rey Abdallah II admitió, en un espaldarazo a los jordanos, que "el pueblo ha sufrido muchas presiones. Sé que está enfadado y contrariado por la situación económica, la pobreza y el desempleo. Y tiene el derecho de enfadarse".

Este miércoles Omar al Razzaz tendrá que enfrentarse a su primer parón general, y a noches de manifestaciones en las cercanías de la sede del Gobierno, en el barrio de Yabal Amman. Especialmente porque muchos jordanos creen, como afirmó el presidente del Consejo de Sindicatos, que "es importante cambiar el planteamiento y no solo las personas (en referencia al cambio por Razzaz)".

Jordania lleva tiempo con una economía estancada y un déficit fiscal que ha alcanzado el 95% del Producto Interior Bruto (PIB). No es la primera vez que las medidas del FMI, como la de elevar los precios de la gasolina, ocasionan disturbios. Ya ocurrió en 2012, solo que la reacción de la ciudadania es más fuerte que entonces, y el reclamo entre los altos ingresos y la rebaja a los salarios de los más pobres no parece tener marcha atrás.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24