Gobierno chileno impulsa cambio a ley de adopciones que favorece a familias heterosexuales

Anuncios

Santiago (AFP)

El Gobierno de Chile ingresó al Congreso este miércoles un anexo a una Ley de Adopciones que facilita el proceso de adoptar y le da preferencia a las parejas heterosexuales sin excluir expresamente a las del mismo sexo.

La iniciativa había sido anunciada como prioritaria por el presidente Sebastián Piñera, quien puso a la infancia vulnerada como una de las prioridades de su nueva administración que arrancó el 11 de marzo pasado.

"Lo deseable es que (las adopciones) puedan producirse en un hogar de padre y madre", explicó el ministro de Justicia, Hernán Larraín, tras ingresar al Congreso la iniciativa.

Pero si eso no puede ser posible "tendrá que ver con quién o quiénes serán las personas más adecuadas para adoptarlas. Esa es la posibilidad que queda abierta, sin exclusiones, sin discriminaciones, pero con una preferencia que nos parece de sentido común", agregó.

Para grupos de defensa de las minorías sexuales, sin embargo, "la modificación considera un criterio que excluiría a las parejas compuestas por personas del mismo sexo", según una declaración de la Fundación Iguales.

El proyecto elimina la actual orden que prioriza a "las parejas chilenas casadas, las extranjeras casadas, las personas solteras, viudas y/o separadas", reemplazándola por criterios a los que deben ajustarse los solicitantes.

Entre estos criterios está el de asegurar un ambiente familiar "con una figura maternal y paternal", lo que excluiría a parejas compuestas por personas del mismo sexo y personas solteras, de acuerdo a Iguales.

"El gobierno ha establecido que una persona o dos puedan adoptar niños en la medida que cumplan con todos los requisitos que la ley establece pero que al mismo tiempo, sin excluir a nadie, manifiesta que debe procurarse por los organismos que seleccionan y por el juez un ambiente familiar con padre y madre", reafirmó Larraín.

El proyecto establece también como requisito para adoptar ser mayor de 25 años de edad y menor de 60 años. Impone como un plazo máximo de seis meses para resolver la adopción. Actualmente el proceso puede durar años.

La mujer embarazada puede manifestar durante el embarazo su voluntad de dar a su hijo en adopción, entre otras modificaciones, que también excluye del proceso a condenados y consumidores de drogas.