Saltar al contenido principal

Nadal y Del Potro, duelo iberoamericano en semifinales del Roland Garros

Con Nadal y del Potro, el Roland Garros entra en su recta final.
Con Nadal y del Potro, el Roland Garros entra en su recta final. AFP / Reuters

El español Rafael Nadal y el argentino Juan Martín Del Potro clasificaron a semifinales del torneo de tenis Roland Garros. Se espera un duelo épico.

Anuncios

Roland Garros entra en su recta final y así sigue aumentado el suspenso antes del domingo cuando se juegue la final masculina.

La cancha principal Philippe Chatrier es para Rafael Nadal como sentirse en casa. Es allí en donde se ha coronado diez veces como rey de la tierra batida.

Sin embargo, aunque el español parece invencible, el encuentro frente al combativo argentino Diego Schwatzman fue un espectáculo de buen tenis y de tenacidad.

Contra todo pronóstico, el argentino logró lo que nadie en esta edición del torneo: poner a Nadal es dificultad.

El primer set estuvo lleno de altibajos, de puntos de giro. Poco a poco Schwartzman fue tomando confianza, pegándole a cada pelota que Nadal le ponía aún sobre las líneas. El jugador de 26 años es sobre la cancha como un resorte ágil. Sus piernas son rápidas para ir de un lado a otro y hacerlo velozmente.

Hacia la mitad del primer set, el español comenzó a cometer errores inusuales en él. No solo doble faltas en su saque sino pelotas demasiado altas. Su contrincante lo pudo dominar con golpes derechos muy fuertes.

El público lanzaba vítores al argentino, por fin alguien estaba haciéndole un partido complicado al número uno del mundo. Cuando el set estaba a 4-5 para el argentino, se paró el partido pues un espectador sufrió un desmayo.

Finalmente, Schwartzman se alzó 4-6 en ese primer set y haciendo ya historia pues Nadal no perdía un set desde 2015 en cuartos de final en Paris, en un partido frente al serbio Novak Djokovic.

Fue entonces cuando el español pidió la venida del médico. Este le vendó ambas muñecas, lo que generó especulación ante la prensa presente. Algunos incluso hicieron cara de preocupación.

Comenzó el segundo set con un Nadal decidido. Pero he aquí una nueva interrupción y esta vez por un poco más de una hora pues se desató la lluvia sobre París.

La cancha del Chatrier fue rápidamente protegida del agua. El agua que siempre parece traerle suerte al jugador español. Justo cuando en más apuros está, la lluvia pareciera hacer un borrón y cuenta nueva de su suerte. Así ocurrió el pasado mes de abril en el Masters de Roma. Justo cuando iba perdiendo frente al alemán Alexander Zverev, un aguacero dio la vuelta al partido.

Retomó el juego, las pelotas que golpeaba el mallorquín se sentían más pesadas. El argentino no lograba volver a encontrar la energía de sus primeros 55 minutos de su loable primer set.

Pero como queriendo alegue, la naturaleza se desató y la lluvia regresó con más fuerza. Una nueva interrupción, esta vez definitiva hasta el mediodía del jueves.

El juego que retomó el mediodía de este 7 de junio fue otro. Otro ritmo, otra fuerza y los dioses del tenis cerraron pacto con Nadal. El español selló el juego sin dificultades y se le vio eficaz.

Sin mayores problemas ganando con autoridad en cuatro sets 4-6/ 6-3/6-3/6-2  se clasificó de nuevo a la semifinal del torneo. Del Diego Schwartzman que impresionó ayer no se vio ni medio golpe.

“Delpo”, el favorito del público regresa a semifinales del Roland Garros

Un partido mucho más disputado se jugaba a la par, también interrumpido ayer miércoles por la lluvia. Tres horas y treinta y cinco de juego en el tablero y todavía no se sabía quién, del croata  Marín Cilic o del argentino Juan Martín Del Potro, enfrentaría a Nadal el viernes.

Este jueves el sol estaba de espectador con pocas nubes en el cielo. El público del estadio apoyaba más al jugador argentino “olé olé olé olé, Delpo, Delpo...”, gritaban aplaudiendo desde las tribunas. Pero a ambos tenistas se les veía cansados, jugando lento y las piernas pesadas.

Sin embargo, con la lentitud de los golpes, los intercambios parecían más elaborados, los movimientos se podían casi descomponer paso a paso. Cilic comenzaba a montar en cólera, gritándose a sí mismo y haciendo gestos con las manos de “¿por qué, por qué?”,  en el 5-6 del cuarto set, sufriendo por el rendimiento de su contrincante.

Finalmente fue el argentino quien se quedó con la victoria en 6-7/ 7-5/3-6/5-7.

Ovacionado al final del partido, la gente se disputaba la toalla, las muñequeras y la bandana que el jugador de 29 años lanzó a las tribunas.

Del Potro estaba muy emocionado, al terminar, con la voz entrecortada contó: “tuve muchas dolencias, fui operado 3 veces de la muñeca izquierda y pensé que me iba a retirar”. Luego explicó: “esto es importante para mi familia, mi equipo para mí”, antes de romper en llanto. “Aquí me siento como en casa. Merci beaucoup”, concluyó.

El mayor desafío que tiene ahora el número 6 en el escalafón mundial, quien por sus 1.98 de estatura es conocido como “la torre de Tandil”, su ciudad natal, será enfrentar a Rafael Nadal.

Hacía nueve años que Del Potro no alcanzaba esta fase del torneo.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.