Sotheby's se querella contra Grecia por una estatuilla antigua

Anuncios

Atenas (AFP)

La casa de subastas Sotheby's y una familia de coleccionistas estadounidenses han llevado a los tribunales a Grecia por reclamarles una estatuilla de bronce, una iniciativa inédita en el mercado del arte antiguo.

El motivo de esta batalla legal es un pequeño caballo del siglo VIII a. C., de estilo corintio según Sotheby's, y procedente de los talleres de Tesalia, en el centro de Grecia, según el ministerio de Cultura griego.

Sotheby's iba a subastar esta pieza de 14 cm de alto el 14 de mayo en Nueva York por cuenta de los Barnet por un valor estimado entre 127.500 y 212.000 euros (150.000 y 250.000 dólares), pero la retiró en el último momento tras recibir una carta del ministerio griego.

La AFP ha obtenido una copia de este escrito en el que se reclama la congelación inmediata de la transacción y se insta a Sotheby's a "cooperar" para su repatriación.

El caso pudo haberse resuelto con largas negociaciones, como las emprendidas en los últimos años para garantizar la repatriación de bienes culturales salidos de los países de origen en condiciones consideradas ilegales o ilegítimas.

No ha sido así. Sotheby's y los Barnet han decidido contraatacar con una demanda ante un tribunal neoyorquino, en una acción "sin precedentes conocidos" en este tipo de asuntos, según el ministerio griego, que confirmó a la AFP la información revelada por el Financial Times.

El ministerio se encuentra a la espera de la notificación y "tomará todas las medidas requeridas para defender el interés público".

- ¿Reivindicación precipitada? -

Los querellantes piden a la justicia que dictamine que los Barnet son "los propietarios legales" de la estatuilla, que Sotheby's puede vender "legalmente", y que Grecia "carece de fundamento en el derecho internacional y estadounidense" para reivindicarla.

Los medios de comunicación griegos se han volcado con este caso, que interpretan como un intento de Sotheby's por evitar que los países traten de recuperar sus bienes en el mercado del arte.

Fue el arqueólogo y experto judicial en tráfico internacional de antigüedades Christos Tsirogiannis quien alertó a Interpol de la venta prevista de la estatuilla.

Este especialista, que imparte clases en la universidad de Glasgow en Escocia, estima que Grecia ha actuado precipitadamente, con una demanda mal formulada.

"En su carta, el ministerio menciona que no posee pruebas de que la estatuilla saliera del país legalmente. Sin embargo lo que había que hacer es adelantar pruebas de que proviene de Grecia y de que salió ilegalmente", afirma indignado.

- Caza del tesoro -

"Nunca nadie ha cometido semejante error, por eso nunca hubo una acción judicial como esta", insiste.

"Sólo tenemos un indicio, es que la estatuilla figuraba en tres fotografías encontradas en los archivos del marchante de arte británico Robin Symes", implicado a partir de los años 2000 en casos de tráfico internacional de antigüedades.

Tsirogiannis se basó en estos archivos para recurrir a Interpol, en un intento por aclarar el recorrido de la pieza.

Grecia considera tener derecho a reclamar la devolución de los bienes culturales sustraídos al país desde 1932 y lo hace amparándose en su legislación, anterior a la Convención de la UNESCO de 1970 contra el tráfico.

El país ya recuperó por ejemplo en 2007 una corona helenística de oro tras una investigación en la que se demostró que el museo estadounidense Getty se la había comprado a traficantes.

Los saqueadores no dan tregua. El viernes un equipo de bomberos encontró un tesoro escondido de más de 200 antigüedades robadas cuando se disponía a apagar un incendio en un bosque.

En el caso de la estatuilla del caballo, "la clave radica en Basilea", en Suiza, donde en 1967 fue vendida en una subasta, según Tsirogiannis. "A partir de ahí habría que seguir las pistas".