Saltar al contenido principal

Expectativa por debate que determinará la legalidad del aborto en Argentina

Victoria Albornoz Saroff, quien tuvo un aborto hace unos años, camina después de una entrevista con Reuters en Buenos Aires, Argentina, el 6 de junio de 2018.
Victoria Albornoz Saroff, quien tuvo un aborto hace unos años, camina después de una entrevista con Reuters en Buenos Aires, Argentina, el 6 de junio de 2018. Marcos Brindicci/Reuters

Este miércoles 13 de junio el Congreso Nacional de Argentina debatirá el controvertido proyecto de ley que busca legalizar el aborto. Se espera una votación ajustada.

Anuncios

La iniciativa para hacer que el aborto sea legal en Argentina será discutida este miércoles 13 de junio en la Cámara Baja, que la componen 257 miembros. Es el paso decisivo tras una serie de debates en abril y mayo pasados, que contaron con los argumentos de unas 700 personas entre posturas a favor y en contra.

Ahora el proyecto, impulsado por feministas y varios sectores políticos genera expectativa. El diputado Daniel Lipovetzky del frente gobernante Cambiemos vaticinó que los apoyos están parejos y que "alrededor de 240 diputados ya han definido su voto. El resultado es absolutamente abierto porque faltan definir los indecisos”, dijo.

Por su parte Carmen Polledo, diputada de Cambiemos, presidente de la comisión de Salud de la Cámara Baja y opositora al proyecto coincidió en que nadie sabe “cómo se va a resolver" el debate, que auguró, podría extenderse hasta el jueves en la mañana.

Si finalmente se aprueba el cambio de legislación, Argentina se convertirá en el mayor país de América Latina en dar el paso. Lo que no es poco si se tiene en cuenta que muchas naciones de la región conservan una fuerte tradición católica, y limitan la interrupción del embarazo a casos específicos, como la violación o el riesgo para la vida de la madre. Incluso seis estados latinos mantienen prohibiciones generales.

'#NiUnaMenos' se centra en las numerosas muertes por abortos clandestinos

Lo cierto es que el tema ganó fuerza en parte gracias a las declaraciones del presidente Mauricio Macri, quien se proclamó a favor del debate y aseguró que no vetaría la decisión final a pesar de estar en contra de la legalización.

Además, grupos en favor de los derechos de las mujeres organizaron sucesivas protestas con el slogan insignia #NiUnaMenos, que este año se centró en las muertes por abortos clandestinos.

Y es que el argumento principal de los grupos a favor de la terminación de la gestación es el riesgo que enfrentan las mujeres argentinas que optan por abortos ilegales, con énfasis en aquellas que no tienen acceso económico a procedimientos seguros.

El proyecto de ley incluye en su parte informativa un aparte en el que denuncia que actualmente cerca de un tercio de las muertes en el área de maternidad están relacionadas con procedimientos de legrado.

Nada impedirá que ocurran abortos

Victoria Albornoz Saroff es una argentina de 33 años que dio su testimonio tras haberse sometido a un aborto ilegal. Para ella, todas las mujeres deberían tener herramientas para optar por esa salida.

En una entrevista con la agencia internacional de noticias Reuters explicó que “en Argentina no es legal. Hay una pena de cuatro años en prisión para cualquiera que aborte, entonces como mujer no tienes autonomía sobre tu propio cuerpo”.

Saroff declaró que terminó su embarazo por decisión propia, sin cumplir las características que hubieran mantenido el procedimiento dentro de la legalidad.

Agregó que nada impedirá que ocurran abortos y resaltó que las redes clandestinas que incluyen doctores y abogados existen desde hace mucho tiempo en Argentina para ayudar a las mujeres que buscan terminar un embarazo.

Dentro del abanico de posibilidades para abortar, ella pudo acceder a un método seguro como el uso de una pastilla abortiva, avalada por la Organización Mundial de la Salud, seguido de visitas a una clínica y resultados en la expulsión del feto del cuerpo.

Pero medicamentos como ese pueden alcanzar un valor de $3.000 pesos argentinos o 150 dólares, lo que los deja fuera del alcance de muchas ciudadanas.

"Entonces el problema es que si el estado no se responsabiliza, vamos a seguir teniendo mujeres jóvenes que están muertas, mujeres sin recursos que no pueden abortar en las condiciones que deberían" concluyó Saroff.

En Argentina, el Código Penal vigente desde 1921 describe el aborto como un delito, pero considera que "no es punible" cuando implica peligro para la salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación.

La iniciativa que las organizaciones feministas esperan volver legal establece que toda persona gestante puede interrumpir voluntariamente su embarazo durante las primeras catorce semanas de gestación y, después de ese plazo, en las dos situaciones permitidas por el Código Penal vigente, agregando el caso de malformaciones del feto.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.