Sanciones Corea del Norte

Corea del Norte: un embargo petrolero con efectos limitados

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, saluda antes de partir de Pyongyang a Singapur el 10 de junio de 2018.
El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, saluda antes de partir de Pyongyang a Singapur el 10 de junio de 2018. KCNA vía Reuters

Las sanciones contra Corea del Norte incluyen un embargo contra los productos petroleros. Pero especialistas consideran que la medida no fue suficiente para cambiar la situación en el panorama nuclear norcoreano.

Anuncios

Sanciones y más sanciones. El Consejo de seguridad de la ONU votó unánimamente en septiembre de 2017 por imponer más a Corea del Norte. Pero con una particularidad: Estados Unidos obtuvo un embargo parcial sobre las importaciones norcoreanas de productos petroleros refinados.

“Hacía años que Washington quería imponerlo, y por primera vez, China dio el visto bueno”, dijo Antoine Bondaz, investigador en la Fundación para la investigación estratégica. Tras el sexto ensayo nuclear llevado a cabo por Pyongyang, Beijing no tuvo más opción que aceptar estas sanciones.

Evitar el veto chino

Pero la administración de Donald Trump no quedó completamente satisfecha: quería un embargo completo sobre los productos refinados y sobre el petróleo crudo. La resolución fue el resultado de un compromiso “con el fin de evitar un veto chino”, anota el especialista sobre Asia, a la que señala como una limitación sobre las importaciones.

Corea del Norte podía seguir abasteciéndose de petróleo crudo de China y, en menor medida, de Rusia. Además podía tratar una parte en la única fábrica de refinamiento del país, “incluso si nadie conoce su capacidad de refinamiento”, precisa Bondaz.

Mientras que las importaciones de productos refinados disminuirían más de un 50%, si Pyongyang “no logra eludir las sanciones”, escriben los autores de un informe sobre el impacto económico de un embargo sobre el petróleo de Nautilus Institute for Security and Sustainability (NISS), un instituto internacional especializado en asuntos de seguridad en Asia. Sin embargo, el embajador de Francia ante las Naciones Unidas, François Delattre, advirtió de “la creatividad de la que puede servirse Corea del Norte para evitar las sanciones”.

Sin impacto sobre la economía

El objetivo de las sanciones internacionales era presionar al régimen norcoreano para obligarlo a que frene su programa nuclear, porque este depende en gran medida del complejo militar, gran consumidor de oro negro. Pero Pyongyang no cederá, pues según el especialista “serán otros sectores, como el de transporte, los que deberán hacer sacrificios para amortiguar la disminución de las importaciones de petróleo”.

De todas maneras, Pyongyang dispone de un año de reservas de petróleo para el sector militar, según los expertos del NISS.

A pesar de que el embargo parcial no tiene precedentes, representa “un castigo bastante más fuerte que una sanción, porque nadie se espera que esto cambie la situación”, considera el especialista francés.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24