Saltar al contenido principal

El G7 rechaza retirada de Donald Trump del acuerdo final

El presidente Donald Trump conversa con la canciller alemana Angela Merkel, rodeado de otros líderes del G7 durante una reunión de la cumbre del G7 en La Malbaie, Quebec, Canadá. 9 de junio 2018.
El presidente Donald Trump conversa con la canciller alemana Angela Merkel, rodeado de otros líderes del G7 durante una reunión de la cumbre del G7 en La Malbaie, Quebec, Canadá. 9 de junio 2018. Jesco Denzel vía AFP

Canadá, Alemania y Francia arremetieron contra el presidente de Estados Unidos luego de que manifestara que se iba a retirar del acuerdo final de la cumbre del G7, que acababa de respaldar.

Anuncios

El presidente estadounidense, Donald Trump, posiblemente pasará a la historia como el líder de occidente más discordante de los últimos tiempos.

Luego de la culminación de la reunión del G7, realizada en Canadá, el mandatario anunció su retirada del comunicado final.

"Estuvimos hablando seriamente de temas claves, habíamos llegado a un acuerdo y luego la forma como el presidente retiró su apoyo, a través de un tuit, fue como una ducha fría e incluso deprimente", dijo la canciller, Angela Merkel, en la Cadena de la Televisión Alemana (ARD).

París también reaccionó, sin señalamientos directos, al abandono del acuerdo que se había trabajado durante dos días para conseguir un texto y unos compromisos en conjunto, algo que las fuentes francesas catalogaron como “un esfuerzo”.

"La cooperación internacional no puede depender de rabietas y de frasecitas. Seamos serios y dignos de nuestros pueblos", fueron las declaraciones del Gobierno francés a la agencia de español EFE.

Por su parte, Trump, quién al parecer ha dominado la estrategia de abandono de acuerdos, culpó al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, alegando que los aranceles que Canadá impone a las importaciones estadounidenses son “un insulto”, así lo expresó el mandatario por medio de su cuenta oficial de Twitter.

Ante esta justificación, Trudeau, durante una entrevista dejó al aire la interrogante: “¿en qué universo puede Canadá representar una amenaza para los Estados Unidos?”.

La guerra de aranceles y el aumento del aislamiento de Estados Unidos

La relación entre Estados Unidos y sus aliados tradicionales atraviesa una crisis desde que la Casa Blanca decidió imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Canadá, bajo la bandera del proteccionismo.

Merkel también hizo un llamado al fortalecimiento de la Unión Europea (UE) ante la falta de comprensión con la administración de la Unión Americana y declaró que “el presidente de Estados Unidos parece creer que siempre tiene que ganar a alguien”, bajo su agenda definida por “America First”.

En la misma línea, la primera ministra británica, Theresa May, confesó que la reunión del ‘grupo de los siete’ en Canadá fue difícil y advirtió los riesgos de una escalada de la disputa comercial.

"No se puede hacer mediante la adopción de medidas unilaterales contra sus socios", dijo May.

Por otro lado, la Comisión Europea expresó que emprenderá “las acciones necesarias” para alcanzar los objetivos recogidos en el comunicado de la cumbre y que los países que permanece dentro de éste “reflejan los valores y políticas que defiende la UE y que seguiremos defendiendo con nuestros socios”.

Políticos estadounidenses reaccionan ante la retirada de Trump del comunicado

El secretario de estados de la polémica administración republicana, Mike Pompeo, intentó minimizar este lunes 11 de junio, las tensiones que surgieron en la cumbre del G-7, pronosticando que las relaciones seguirán siendo “sólidas”, aunque “siempre hay temas que generan molestias” con otros países.

Pompeo, más conciliador y precavido que su jefe, se negó a responder en la rueda de prensa en Singapur, si compartía la opinión del asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, quien durante una entrevista a la cadena Fox News dijo que "existe un lugar en el infierno" para aquellos líderes internacionales que intenten practicar "diplomacia de mala fe" con el dirigente norteamericano.

"Estoy muy seguro de que las relaciones entre Estados Unidos y los países del G-7, seguirán adelante de forma sólida. No estoy preocupado por nuestra capacidad de seguir haciendo lo que tenemos que hacer", añadió Pompeo.

Reacciones similares han salido a la luz en el país norteamericano, como la del asesor de la Casa Blanca, Larry Kudlow, que acusó a Canadá de haber apuñalado por la espalda” a Estados Unidos con sus medidas arancelarias.

"El presidente Donald Trump no va a permitir que un primer ministro canadiense le mangonee", fue la respuesta de Kudlow el pasado 10 de junio.

Al otro lado del espectro, el exdirector de la CIA, John Brennan aprovechó la oleada de tuits de su presidente para criticar las acciones de Trump como “políticas proteccionistas” y “payasadas”, asegurando por medio de su cuenta digital, que la forma que tienen el presidente de ver al mundo, “no representa los ideales estadounidenses”.

Deseando que el tiempo pasara rápido el exdirector del FBI y enemigo declarado de Trump, James Comley, expresó que la relación en asuntos de seguridad nacional con Canadá es vital y que es mayor que cualquier persona o disputa, además finalizó asegurando que “todo esto quedará atrás”.

Este martes, 12 de junio, se espera que Trump estreche por primera vez la mano del líder norcoreano para poner fin a meses de tensión en el Mar Pacífico. Sin embargo, con la otra, el líder estadounidense pone mano de hierro en su política arancelaria hacia Canadá, Japón y los principales países de la Unión Europea, amenazado con nuevas medidas contra las exportaciones de automóviles canadienses.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.