Jefe rebelde en Yemen llama a hacer frente a la ofensiva en Hodeida

Anuncios

Saná (AFP)

El líder de los rebeldes en Yemen llamó a hacer frente a la ofensiva de las fuerzas progubernamentales contra Hodeida, después de que la ONU pidiera mantener ese puerto estratégico abierto para la entrega de ayuda humanitaria al país en guerra.

En vista de los temores internacionales a una interrupción en la entrega de ayuda, el jefe de la diplomacia yemení, Jaled al Yemani, intentó tranquilizar diciendo que el objetivo de las fuerzas leales no es la infraestructura portuaria de esa ciudad del oeste del país controlada por los rebeldes desde 2014.

La ofensiva lanzada el jueves por las fuerzas gubernamentales, apoyadas por la coalición que dirige Arabia Saudita, para recuperar Hodeida, hace temer una interrupción de esa ayuda esencial para la población de este país golpeado, según la ONU, por "la peor crisis humanitaria del mundo".

Luego de violentos combates que dejaron decenas de muertos en los dos bandos, las fuerzas progubernamentales lograron llegar al aeropuerto de Hodeida, que se encuentra en la entrada sur de esta ciudad a orillas del Mar Rojo, según fuentes militares.

Un corresponsal de la AFP en el área de Al Duraihimi, al sur del aeropuerto, vio cómo las ambulancias evacuaban a los muertos y heridos.

"Llamo a enfrentar la embestida y a hacer frente a las fuerzas de la tiranía", dijo a los periodistas el líder rebelde Abdul Malik al Huthi, quien habló por primera vez desde el inicio de la ofensiva.

- "Atolladero" -

"Debemos enviar refuerzos para la batalla de la costa", agregó el líder rebelde, haciendo un llamado para "convertir la costa oeste en un atolladero para los invasores".

Según fuentes militares, los rebeldes se oponen ferozmente a las fuerzas leales al gobierno.

Una ONG, el Consejo Noruego para Refugiados (NRC), afirmó que los habitantes de Hodeida permanecían confinados en sus casas.

La coalición dirigida por Riad interviene en Yemen desde marzo de 2015 para ayudar al presidente Abd Rabo Mansur Hadi, reconocido por la comunidad internacional, a detener el progreso de los rebeldes que ocupan vastas regiones, entre ellas la capital, Saná.

Hadi, que vive en el exilio en Riad, se trasladó el jueves a Adén, la capital provisional en el sur de Yemen para ejercer su autoridad, en la que fue su primera visita al país en más de un año. Según la agencia de prensa oficial Saba, regresó para "supervisar" las operaciones en Hodeida.

En esta guerra que ha dejado 10.000 muertos en más de tres años, la batalla de Hodeida es la más importante después de una ofensiva de 2015 que permitió a las fuerzas leales al gobierno de Hadi recuperar varias regiones del sur, entre ellas Adén, que había estado bajo control de los rebeldes.

Hodeida, gran puerto del Mar Rojo, sirve como punto de entrada para el 70% de las importaciones del empobrecido país y para el arribo de la ayuda internacional. Sin embargo la coalición sostiene que los rebeldes lo emplean para hacer contrabando de armas.

El director del puerto Daud Fadhel indicó el jueves a la AFP que se mantendría abierto a pesar de la ofensiva.

El ministro yemení de Relaciones Exteriores afirmó que las fuerzas leales estaban "en una zona cercana al aeropuerto, pero no del puerto" y que por el momento no tienen la intención de aproximarse allí.

"No tenemos la intención de destruir la infraestructura", dijo en Nueva York.

El Consejo de Seguridad de la ONU pidió el jueves que este puerto clave de Yemen se mantenga abierto a las entregas de alimentos y suministros humanitarios.