Saltar al contenido principal

Italia vuelve a vetar el acceso de oenegés a sus puertos

Anuncios

Roma (AFP)

El gobierno italiano, con su ministro de Interior, Matteo Salvini, a la cabeza, volvió a prohibir este sábado el acceso a los puertos de la península a las oenegés, lo que podría acentuar las tensiones europeas en torno a la crisis migratoria.

"Mientras que el navío Aquarius navega hacia España [se prevé su llegada el domingo] otros dos navíos de oenegés de Países Bajos [Lifeline y Seefuchs] llegaron a las costas libias, a la espera de su carga de seres humanos abandonados por sus traficantes", declaró en Facebook Salvini, que es también vice primer ministro.

"Que estos señores sepan que Italia ya no quiere ser más cómplice del negocio de la inmigración clandestina, y tendrán que buscar otros puertos (no italianos) a los que dirigirse. Como ministro y padre, lo hago por el bien de todos", agregó Salvini.

El rechazo de Italia, el 10 de junio, a acoger el "Aquarius", un navío humanitario con más de 600 migrantes a bordo, sumió a Europa en una nueva crisis política sobre la cuestión migratoria.

Salvini, líder del partido la Liga (ultraderecha), basa su decisión argumentando que algunas oenegés, según él, actuarían en connivencia con los traficantes de personas.

"Que el navío se llame Aquarius o See-Watch 3 no cambia nada, queremos poner fin a este tráfico de seres humanos y si hay otros navíos de otras oenegés bajo bandera extranjera, tendremos el mismo razonamiento", afirmó esta semana Salvini.

Una declaración que deja entrever la posibilidad a que otros barcos, como los de la marina italiana o de los guardacostas, sí que puedan atracar en puertos italianos con migrantes rescatados a bordo.

Ese será el caso del barco de la marina estadounidense US Trenton, que puso rumbo hacia un puerto italiano -todavía no definido- tras haber rescatado a principios de semana a unos cuarenta migrantes después de que su embarcación naufragara a unas veinte millas de las costas libias.

La oenegé See-Watch afirmó que "doce personas" murieron en ese naufragio y que el barco estadounidense le pidió asistencia el martes, "informando de 40 supervivientes a bordo y 12 cuerpos" que estaban por ser recuperados.

"Desde entonces, no hemos tenido más noticias", subrayó la oenegé Sea Watch, dando a entender que los cuerpos quizá no fueron hallados.

- Crisis franco-italiana -

Otra vertiente de la crisis migratoria en Europa lleva el nombre de "Aquarius", el barco fletado por la oenegé francesa SOS Méditerranée al que no se le permitió acceder a un puerto italiano esta semana, lo que llevó a España a ofrecerse para recibirlo en Valencia.

Una parte de los pasajeros fue transferida a dos navíos italianos y los tres barcos debían llegar el domingo a esa ciudad del este de España.

El episodio dio lugar a una crisis diplomática entre Francia e Italia después de que el presidente, Emmanuel Macron, denunciara el "cinismo y la irresponsabilidad del gobierno italiano", por lo que este último pidió a su vecino que se disculpara formalmente, considerando que Francia no había cumplido con sus compromisos en materia de acogida de migrantes.

La tensión entre ambos países pareció rebajarse el viernes, cuando el presidente Macron y el jefe del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, almorzaron juntos en París. Ambos parecieron estar de acuerdo en que Europa estaría dando una respuesta inadecuada a la crisis migratoria.

"A Europa le ha faltado eficacia y solidaridad", declaró Macron, mientras que Conte, de la formación Movimiento 5 Estrellas (antisistema) defendió un "cambio de paradigma para reforzar, a nivel europeo, la relación con los países de origen y tránsito de migrantes".

Con todo, Macron criticó la iniciativa de los ministros de Interior italiano, alemán y austríaco de formar "un eje" en materia de inmigración irregular, anunciada el martes por el canciller austriaco Sebastian Kurz (conservador).

"Es una fórmula que, en la historia, nunca trajo suerte", declaró Macron, pues la palabra "eje" podría recordar a la alianza entre la Alemania nazi, la Italia fascista y Japón.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.