Saltar al contenido principal

Entre Newton y Darwin: las cenizas de Stephen Hawking ya reposan en la Abadía de Westminster

Las cenizas de Stephen Hawking fueron depositadas en la Abadía de Westminster durante una pequeña ceremonia fúnebre. 15 de junio de 2018.
Las cenizas de Stephen Hawking fueron depositadas en la Abadía de Westminster durante una pequeña ceremonia fúnebre. 15 de junio de 2018. Ben Stansall / Reuters

Las cenizas de Hawking reposan en la Abadía de Westminster, donde también se encuentran los restos de científicos como Michel Faraday o James Clerk Maxwell .

Anuncios

Las cenizas del científico británico Stephen Hawking fueron depositadas en el suelo del llamado 'rincón de los científicos' de la Abadía de Westminster en Londres.

Los restos del astrofísico, que falleció el 14 de marzo de 2018, reposan entre los del matemático Isaac Newton y el naturalista Charles Darwin.

La lápida de Hawking, además de su nombre, contiene su ecuación más conocida: la que describe la entropía de un agujero negro.

A la ceremonia fúnebre asistieron Lucy, Tim y Robert, sus tres hijos, y Jane Wilde, su primera esposa, además de decenas de amigos de Hawking, considerado el científico más importante del mundo desde Albert Einstein.

De igual forma, unos mil seguidores del astrofísico pudieron hacer parte del servicio religioso, gracias a un sorteo en el que se rifaron entradas.

Hawking murió a los 76 años, a pesar de que sufría de esclerosis lateral amiotrófica desde los 21. Dicha enfermedad lo postró en una silla de ruedas y le quitó la capacidad de hablar por lo que, desde 1986, tuvo que comunicarse a través de un sintetizador de voz.

En marzo pasado, el científico británico tuvo un funeral privado en la iglesia de la Gran Santa María, en Cambridge, a pesar de que era ateo.

La voz de Hawking viajó al espacio

Tras la ceremonia, la voz del astrofísico fue enviada por satélite hacia el agujero negro más cercano a la Tierra desde las antenas de la Agencia Europea del Espacio. En su mensaje, Hawking habla de paz y esperanza.

El científico dedicó la mayor parte de su vida al estudio del universo y es ampliamente conocido por sus aportes a la teoría del Big Bang. Hawking logró comprobar matemáticamente que hubo un origen o punto de inicio del universo hace 13.800 millones de años y que antes de ese momento no existía nada.

De igual forma, fue un apasionado del estudio de los agujeros negros y logró comprobar que esas zonas del espacio pueden emitir energía, perder materia e incluso desaparecer, lo que se conoce como la radiación de Hawking.

Lucy aseguró que enviar la voz de su padre a un agujero negro es un "bello y simbólico gesto que crea un vínculo" entre la vida de su padre y "su deseo de ir al espacio y sus exploraciones del Universo".

Con información de EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.