Inmigración - EE. UU.

Arrecian las críticas a Donald Trump por política migratoria de “tolerancia cero”

La entrada de un albergue desplegado por la oficina de Aduanas y Protección Fonteriza en Valle del Río Grande, Texas.
La entrada de un albergue desplegado por la oficina de Aduanas y Protección Fonteriza en Valle del Río Grande, Texas. Customs and Border Protection (CBP) / vía Reuters

La política de “tolerancia cero” adoptada por el Gobierno estadounidense para frenar la inmigración ilegal en la frontera con México ha separado a cerca de 2000 niños de sus padres. La primera dama, Melania Trump, es una de las voces críticas.

Anuncios

Diversas reacciones en contra ha generado el plan de “tolerancia cero” impuesto desde abril por el Gobierno de Estados Unidos para frenar la inmigración ilegal en la frontera sur (México). La política ha generado una crisis de familias separadas que toca a más de 2.000 niños.

El alto comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Zeid Ra'ad al-Hussein, dijo que ese plan "castiga a los niños por las acciones de sus padres", al hacer referencia al estatus de ilegal con el que están entrando a EE.UU. miles de familias sin los debidos procesos migratorios.

"La idea de que cualquier Estado busque disuadir a los padres infligiendo tal abuso a los menores es desmedida. Pido a Estados Unidos que ponga fin de inmediato a la práctica de la separación forzosa de estos niños", dijo Zeid ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Pero las críticas también son internas. En una declaración a la cadena CNN, la portavoz de la primera dama, Stephanie Grisham, dejó clara la posición de Melania Trump ante esta situación.

Por su parte la exprimera dama estadounidense, Laura Bush, y esposa del expresidente republicano, George W. Bush, manifestó en un artículo de opinión publicado en el Washington Post su descontento con esta política, que calificó de “cruel e inmoral”.

Estas voces se suman a la de cientos de personas que se han manifestado en las calles de más de 80 ciudades estadounidenses durante los últimos días para expresar su repudio a la decisión del Gobierno estadounidense de separar a las familias inmigrantes detenidas en la frontera.

“Este llamado no es solo a la administración, sino a la sociedad estadounidense para que entienda que es inhumano lo que se está haciendo a estos niños y estas madres”, aseguró a EFE Karla Estrada de UndocuTravelers, una organización que ayuda a los inmigrantes.

Otros republicanos como la senadora Susan Collins mostraron algunos signos de fracturas dentro de su partido ante esta política al asegurar que está a favor de endurecer las leyes migratorias pero expresó “su profunda preocupación por la política de separación de niños de sus padres”.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, entre el 19 de abril y el 31 de mayo, se han separado a cerca de 2000 niños de sus padres que han cruzado la frontera ilegalmente. Muchos de ellos aguardan solos y en albergues improvisados en Texas a que sus padres arreglen su situación, lo cual ha exacerbado la indignación de la sociedad.

A pesar de la polémica, la secretaria del departamento de Seguridad Nacional, Kristjen Nielsen, aseguró el lunes 18 de junio que “no pedirán disculpas por la separación de niños en la frontera”, y aseguró que “las acciones ilegales tienen consecuencias”. La funcionaria también rechazó las acusaciones hechas a su departamento por “actos inhumanos” o “inmorales”. “Simplemente estamos reforzando las leyes pasadas en el Congreso”, puntualizó.

Trump no da su brazo a torcer en la controversia y culpa a los demócratas

En su cuenta de Twitter, el presidente Donald Trump, salió al paso de las críticas.

En otro mensaje, volvió a responsabilizar a los legisladores demócratas por esta crisis fronteriza y los instó a cambiar las leyes migratorias.

Por su parte, la consejera de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, negó que el presidente Trump estuviera usando a los niños como maniobra para negociar con las bancadas Demócratas del Congreso temas de inmigración y financiación para la construcción de un muro en la frontera con México.

Está previsto que esta semana la Cámara de Representantes vote una propuesta de reforma a la ley inmigratoria que incluiría protección para un reducido grupo de jóvenes indocumentados conocidos como “Dreamers”, beneficiarios del programa DACA, a cambio de la aprobación de la agenda migratoria completa de la administración Trump.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24