Emiratos exige retirada "sin condiciones" de los rebeldes de Hodeida

Anuncios

Dubái (AFP)

Emiratos Árabes Unidos, un pilar de la coalición contra los rebeldes hutíes en Yemen, exigió el lunes que los insurgentes se retiren "sin condiciones" de la ciudad portuaria de Hodeida, esencial para las importaciones alimentarias y la llegada de ayuda humanitaria.

"La operación militar [para recuperar] el puerto de Hodeida continuará a menos que los rebeldes se retiren sin condiciones", declaró a la prensa desde Dubái el ministro de Estado emiratí de Relaciones Exteriores, Anuar Gargash.

Añadió que la coalición mantiene abierta una carretera que une Hodeida con Saná --la capital yemení, controlada por los rebeldes-- para permitir a "las milicias hutíes retirarse".

El diplomático emiratí afirmó que la presión militar que ejerce la coalición sobre Hodeida busca ayudar al "emisario de la ONU en su intento de último recurso para convencer a los hutíes de retirarse sin condiciones".

"Si no se logra, estamos determinados a conseguir nuestros objetivos", subrayó.

El emisario de la ONU para Yemen, Martin Griffith, se entrevistó el domingo en Saná con responsables rebeldes en el marco de una mediación dirigida a detener los combates y evitar una nueva catástrofe humanitaria en el país. El lunes debe informar sobre ella al Consejo de Seguridad.

En la línea de frente, al sur del aeropuerto de Hodeida, siete soldados progubernamentales y 18 rebeldes murieron en los últimos intercambios de disparos, informaron este lunes fuentes militares y médicas. Con esto asciende a 164 el balance de muertos en ambos bandos, según las mismas fuentes.

- Los hutíes, desafiantes -

El primer ministro de la administración rebelde, Abdel Aziz ben Habtur, insistió durante su entrevista el domingo con el emisario de la ONU en Saná en que no prevén aceptar una tregua en las condiciones actuales.

"La paz que quiere el pueblo no se logrará sobre la espalda de los mártires, de los heridos y de los grandes sacrificios realizados en cuatro años", declaró según la agencia Saba, controlada por los hutíes.

"Responderemos con una escalada a toda escalada, sea en Hodeida o en otro punto" del país, insistió.

Los rebeldes seguían intentando perturbar la llegada de refuerzos de las fuerzas gubernamentales, controlando una parte de la ruta costera al sur de Hodeida.

En seis días de ofensiva contra Hodeida, las fuerzas progubernamentales alcanzaron el aeropuerto de esta ciudad de unos 600.000 habitantes.

"Podemos tomar el aeropuerto, pero estamos bajo una lluvia de fuego procedente de los barrios residenciales vecinos. No queremos replicar para no poner en peligro a los civiles", argumentó Anuar Gargash.

- Miles de desplazados -

La operación provocó un nuevo movimiento de desplazados. Desde principios de junio sumaron casi 4.500 familias desplazadas, según la Oficina de la ONU para la coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Varias oenegés expresaron en los últimos días sus preocupaciones sobre las consecuencias de esta batalla, en un país en el que la guerra dejó casi 10.000 muertos desde 2015 y provocó la "peor crisis humanitaria en el mundo", según la ONU.

"La batalla de Hodeida podría tener un impacto devastador en los civiles, tanto en la ciudad como en otros lugares de Yemen", advirtió Sarah Leah Whitson, directora para Medio Oriente de la oenegé Human Rights Watch.