Saltar al contenido principal

Merkel, confrontada a un ultimátum sobre los migrantes en Alemania

Anuncios

Múnich (Alemania) (AFP)

El ala más derechista de la coalición gubernamental en Alemania quiere imponer este lunes un ultimátum a la canciller Angela Merkel para que restrinja la acogida de migrantes, amenazando con sumir al país en una grave crisis política.

"Este es el día en que se decide el destino de Angela Merkel y el del gobierno", considera el diario Bild, el más leído de Alemania.

La llegada de más de un millón de demandantes de asilo a Alemania en 2015 y 2016 creó un seísmo político que sigue teniendo importantes consecuencias.

Y la Unión Europea no se queda afuera, sus miembros no logran acordar soluciones sostenibles para organizar la acogida de migrantes y proteger las fronteras.

Aquella decisión de Merkel de abrirles sus fronteras contribuyó al ascenso de la extrema derecha y provocó disensiones en el bando conservador de la canciller, que alcanzan ahora su apogeo.

El partido bávaro CSU representa el ala más radical sobre la cuestión migratoria en el seno de la frágil coalición gubernamental formada por conservadores y socialdemócratas.

El objetivo de esa formación es que, de ahora en adelante, se expulsen en la frontera a todos los migrantes que ya hayan sido registrados en otro país a su llegada a la Unión Europea (UE), en la mayoría de los casos en Italia o en Grecia.

- "Desafío europeo" -

La canciller centrista rechaza esa petición, ya que teme que una decisión unilateral de su país genere caos e impida lograr una solución común en Europa, en un momento en que la UE estudia crear un sistema de asilo compartido.

"Se trata de un desafío europeo que necesita una respuesta europea", declaró Merkel este fin de semana, coincidiendo con las peripecias de los 630 migrantes rescatados por el barco humanitario "Aquarius" frente a las costas de Libia, que llegaron el domingo a España tras una semana de travesía por el Mediterráneo, después de que Italia vetara su desembarco en sus puertos.

La CSU, que se prepara para difíciles elecciones regionales en Baviera en octubre, acusa de laxismo a la canciller y su partido democristiano (CDU), con el que está aliado desde 1949.

La dirección de la formación bávara se reúne este lunes por la mañana en Múnich con el objetivo de autorizar a su presidente, el ministro del Interior Horst Seehofer, a retar a Merkel imponiendo las expulsiones en la frontera por decreto.

Si logran dar este paso, la canciller no tendría más remedio que destituirlo, lo que provocaría la ruptura de la coalición en el poder a tan solo tres meses de haber logrado formar gobierno.

Merkel también se reunirá en la mañana con la dirección de su partido. Tanto la canciller como Seehofer tienen previsto hablar a primera hora de la tarde.

El ministro del Interior parece dispuesto a conceder un plazo de dos semanas a Merkel, hasta una cumbre de la UE a finales de junio, para que negocie un acuerdo sobre la expulsión de los migrantes. Si la canciller no accede a su petición, la crisis será inevitable.

"Es primordial que la cumbre de la UE tome por fin decisiones a finales de junio", avisa Seehofer en una tribuna publicada este lunes por el diario FAZ. "La situación es grave pero aún se puede resolver", añade. Aseguró que su intención no es "hacer caer a la canciller".

- Semana decisiva -

Esta semana puede ser decisiva para el futuro político de la canciller, que ha perdido parte de su popularidad en Alemania, mientras la extrema derecha sigue subiendo en los sondeos.

El desafío de la dirigente será sumamente complicado, ya que lo que le exige la CSU es precisamente lo que ya no quiere Italia, uno de los principales países de llegada de los migrantes, que reclama una mayor solidaridad europea.

Merkel recibe este lunes por la noche a su homólogo italiano, Giuseppe Conte, cuyo país veta ahora el acceso a sus puertos a los barcos de oenegés que transporten a migrantes.

Y el martes se entrevistará con el presidente francés, Emmanuel Macron, en un contexto europeo explosivo sobre los migrantes, ilustrado por las tensiones en torno a la embarcación "Aquarius", que recibió el domingo España con más de 600 personas.

El creciente descontento popular en Alemania se ha visto agravado por sucesos en los que estaban implicados migrantes, especialmente la reciente violación y asesinato de una adolescente por un joven demandante de asilo iraquí que llegó al país en 2015.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.