Amenazas de muerte rutinarias en el agrio debate sobre el Brexit

Anuncios

Londres (AFP)

Con la batalla del Brexit cobrando fuerza en el Parlamento británico, los diputados se ven confrontados a no sólo a hacer valer su opinión, sino también a recibir amenazas por ello.

Los diputados proeuropeos han denunciado haber recibido repetidas amenazas de muerte, y al menos uno de ellos confesó a una colega que votaría contra sus principios por miedo a represalias.

La colega que recibió la confesión es la diputada proeuropea Anna Soubry, que explicó además que otro colega conservador tuvo que ir a un acto acompañado de seis policías de paisano armados.

Como rostro visible de esta facción conservadora proeuropea, la propia Soubry ha sufrido numerosas amenazas de muerte y el lunes avisó a la policía para que investigara la última.

De todos modos, la diputada avisó de que los intentos de intimidarla no lograrán sino fortalecer su determinación a votar contra el gobierno este miércoles, cuando se someta a la Cámara de los Comunes una enmienda para que el Parlamento tenga la última palabra sobre el acuerdo de salida de la UE.

"Las amenazas de muerte se convierten en rutina y a muchos nos hacen más resueltos", escribió Soubry en Twitter.

Tres personas han sido ya condenadas por insultar y/o amenazarla, una de ellas a ocho semanas de cárcel.

Las tres mencionaron a Jo Cox, la diputada laborista asesinada por un simpatizante neonazi días antes del referéndum de junio de 2016 sobre la UE.

Una de ellas, un ingeniero jubilado de 72 años, admitió haber enviado mensajes racistas y amenazadores a seis diputados, que incluían acusaciones de "traición" por el Brexit.

- 'No podemos hacer nuestro trabajo' -

Los insultos en las redes sociales se han convertido en algo cotidiano para los diputados y la diputada laborista Jess Phillips, feminista, dijo recientemente que había recibido 600 amenazas de violación en una sola noche.

A veces, las amenazas pasan de las redes sociales a la vida real, y la semana pasada un neonazi de 23 años admitió ante el juez que había planeado asesinar a la diputada laborista Rosie Cooper.

El debate del referéndum de 2016 fue venenoso, y el tema sigue generando mucha bilis.

Las víctimas de todos estos insultos y amenazas atribuyen parte de la responsabilidad a los tabloides de derechas, que se han acostumbrado a tratar de "Enemigos del plueblo" o "Amotinadores" a aquellos que cuestionan la salida de la UE.

La semana pasada, el diputado laborista Chuka Umunna se quejó en el Parlamento de una portada del Daily Express que avisaba a los diputados: "ignorad la voluntad del pueblo bajo vuestro propio riesgo".

"Esto es una amenaza, pura y simple", sentenció.

El gobierno ha condenado las amenazas e intimidación, pero sus partidarios recurrern a un lenguaje encendido en el Parlamento, acusando a los rebeldes de "sabotear".

El diputado proeuropeo conservador Dominic Grieve dijo que "la histeria" en torno al Brexit ha de acabar.

"El Parlamento no puede hace su trabajo si cada vez que entramos en detalles sobre lo que ha de ir en una ley o no, se convierte en una crisis constitucional y se lanzan acusaciones de traición a cualquiera que discrepe de la estrategia del gobierno", afirmó el martes en declaraciones a la televisión Sky News.