Saltar al contenido principal

Chile: enviados del papa para investigar abusos finalizaron su misión

Miembros de la organización "Laicos de Osorno" participan en una protesta tras una misa celebrada por los enviados especiales del Vaticano, el arzobispo Charles Scicluna y el padre Jordi Bertomeu, en Osorno, el 17 de junio de 2018.
Miembros de la organización "Laicos de Osorno" participan en una protesta tras una misa celebrada por los enviados especiales del Vaticano, el arzobispo Charles Scicluna y el padre Jordi Bertomeu, en Osorno, el 17 de junio de 2018. Fernando Lavoz / Reuters

Los enviados especiales del papa Francisco a Chile finalizaron su misión con un llamado a investigar las denuncias de abusos sexuales cometidos por miembros del clero e iniciar un proceso de reparación.

ANUNCIOS

Charles Scicluna y el sacerdote español Jordi Bertomeu culminaron una visita a Santiago y Osorno durante la cual se dedicaron a investigar los casos de abusos sexuales cometidos por parte del clero chileno.

Durante siete días se reunieron con cientos de personas, entre ellas víctimas de abusos, comunidades católicas, sacerdotes y religiosos del país austral.

"Ha sido una experiencia hermosa compartir con diversas comunidades llenas de hombres y mujeres que, aún con sus heridas a cuestas, nos han abierto su corazón y se han dispuesto al diálogo y a iniciar un camino de reconciliación", sostuvo Scicluna este 19 de junio.

Una visita para avanzar hacia la verdad y justicia

El arzobispo maltés explicó que durante las reuniones sostenidas la última semana recibió la petición que la Iglesia avance en el camino de la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas, algo en lo que, según él, coincide el papa Francisco.

"Por ello, reitero que la invitación a reconocer y admitir la verdad completa con todas sus dolorosas repercusiones y consecuencias es el punto de partida para una curación auténtica, tanto de la víctima como del autor de los abusos", manifestó el sacerdote.

Una oficina especial se encargará de recibir y tramitar denuncias de abusos

Scicluna anunció además los nombres de las cinco personas que estarán a cargo de una oficina especial para recibir y tramitar nuevas denuncias de abusos. Se trata de expertos del Consejo Nacional de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal de Chile, tres mujeres y dos hombres.

Antes de abandonar Chile para regresar a Italia, Scicluna declaró como testigo ante un fiscal chileno respecto de los abusos sexuales en el seno de la iglesia del país trasandino. En calidad de testigo, fue interrogado en dependencias de la Policía Internacional en el aeropuerto de Santiago por el fiscal regional Raúl Guzmán.

Según Guzmán, el objetivo de la diligencia es conseguir los antecedentes que recabó Scicluna en su primera visita a Chile durante el pasado mes de febrero y que fueron entregados en un informe al papa Francisco.

Los obispos buscan recomponer la fe de los chilenos

La visita de los emisarios del papa se dio en el contexto de la grave crisis por la que atraviesa la Iglesia chilena a raíz de múltiples denuncias de víctimas por los abusos sexuales presuntamente cometidos por miembros del clero en distintas diócesis del país durante décadas.

La situación se agravó en enero cuando el papa visitó Chile y defendió públicamente al obispo Juan Barros, acusado de encubrir los abusos cometidos por el influyente sacerdote Fernando Karadima. Por aquel entonces diversos estudios y análisis de opinión demostraban la mala imagen del papa en la nación latinoamericana y el descenso del número de católicos.

El sumo pontífice se retractó poco después y mandó a Scicluna y Bertomeu al país suramericano para investigar los antecedentes de las denuncias contra Barros y otros casos. El resultado de esa primera visita fue un extenso informe que Scicluna entregó a Mario Bergoglio, que después de leerlo admitió que había sido mal informado y pidió perdón a las víctimas.

Otra de las medidas tomadas por Bergoglio fue convocar al Vaticano a 34 obispos chilenos, que tras varias jornadas de reuniones presentaron sus renuncias en bloque después de reconocer que habían cometido "graves errores y omisiones".

Chile, dividido por los casos de abusos en la iglesia católica

Uno de los puntos centrales de la misión de los emisarios del papa fue la visita de cuatro días que realizaron a Osorno, donde la comunidad católica está fracturada por la figura del obispo Juan Barros, acusado de encubrir los abusos sexuales que cometió décadas atrás el influyente sacerdote Fernando Karadima.

Scicluna y Bertomeu se reunieron con todos los grupos y culminaron su estancia en Osorno con una misa de reconciliación. Durante la ceremonia, el arzobispo maltés les pidió perdón en nombre del papa "por haberles herido y ofendido profundamente" al defender a Barros en varias oportunidades.

Hasta el momento, el papa ha aceptado tres renuncias: la de Barros en la diócesis de Osorno y las de los obispos de Valparaíso, Gonzalo Duarte, y de Puerto Montt, Cristián Caro, estos dos últimos mayores de 75 años.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.