Crisis migratoria

Rechazo generalizado a la política de inmigración de Trump

El emigrante salvadoreño Epigmenio Centeno lleva a su hijo de tres años Steven Atonay, mientras su hijo de nueve años, Axel Jaret, lo sigue, afuera del refugio House of the Migrant, después de que Epigmenio decidió quedarse con sus hijos en México debido a la política del presidente estadounidense Donald Trump que separa a los niños inmigrantes de sus padres, en Ciudad Juárez, México, el 19 de junio de 2018.
El emigrante salvadoreño Epigmenio Centeno lleva a su hijo de tres años Steven Atonay, mientras su hijo de nueve años, Axel Jaret, lo sigue, afuera del refugio House of the Migrant, después de que Epigmenio decidió quedarse con sus hijos en México debido a la política del presidente estadounidense Donald Trump que separa a los niños inmigrantes de sus padres, en Ciudad Juárez, México, el 19 de junio de 2018. Jose Luis Gonzalez / Reuters

El presidente de Estados Unidos vive un momento complicado dentro y fuera de su país por sus medidas migratorias que contemplan la separación de niños en la frontera sur y el banadono del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Anuncios

Donald Trump está en el ojo del huracán, de nuevo, por dos de sus más recientes y polémicas decisiones: la política migratoria que ha resultado en la separación de centenares de niños de sus padres en la frontera sur y la decisión de abandonar el consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Gobernadores demócratas de los estados de Carolina del Norte, Connecticut, Delaware, Pensilvania, Nueva York y algunos republicanos de Massachusetts, Maryland, Nebraska o Florida; anunciaron que no van a aportar más a la militarización de la frontera con México.

La medida es una respuesta a las imágenes que han sacudido Estados Unidos: niños solos encerrados en salas, algunos en inmensas jaulas, alejados de sus padres por intentar entrar a Estados Unidos como inmigrantes ilegales. El repudio ha sido general.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo: “los niños están siendo usados básicamente como moneda de cambio ante el Congreso para obtener lo que la administración quiere.”

El gobierno Trump había admitido que la separación podría ser una táctica para disuadir la inmigración ilegal, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, había anunciado hace un año que podría usar esta estrategia.

En un tuit el presidente agradeció al secretario de Seguridad Nacional y dijo que las actuales leyes lo “obligan” a esas separaciones.

En el exterior las reacciones no sólo provienen de los países de origen de los inmigrantes. El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, quien se había reunido con Trump en febrero y había apoyado la decisión de Estados Unidos de trasladar la embajada en Israel a Jerusalén, dijo que “la grandeza y nobleza” de Estados Unidos están en juego.

México, en la recta final de la campaña presidencial y un país que viene tomando distancia de la administración Trump por el muro en desarrollo en la frontera y por las diferencias sobre el TLCAN, calificó la política de separación de “inhumana y cruel”.

Hasta ahora el rechazo de la comunidad internacional ha sido a cuentagotas. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, aseguró que las imágenes de los niños encerrados son "profundamente perturbadoras".

El papa Francisco es uno de los pocos que ha hablado con firmeza sobre la separación de las familias. En una entrevista con Reuters calificó los hechos como “contrario a los valores católicos” y como “inmoral”. Y agregó: “No es fácil, pero el populismo no es la solución.”

En medio de esa controversia, Estados Unidos informó que se retiraba del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. La embajadora ante la ONU, Nikki Haley, dijo que la decisión se tomaba porque países como China, Venezuela o República Democrática del Congo, no “respetaban” los derechos humanos.

Ya no sorprende el rechazo de Estados Unidos a los acuerdos internacionales. Esta última decisión se suma al abandono de la UNESCO, el Acuerdo Climático de Paris y el pacto nuclear con Irán, apoyado por la Unión Europea, Rusia y China.

Con Reuters y EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24