Saltar al contenido principal

Italia presentará su propuesta sobre migración en una cumbre de urgencia en Bruselas

Anuncios

Roma (AFP)

Italia ilustrará en Bruselas su propuesta de mano dura ante la crisis migratoria en el curso de la cumbre urgente convocada el domingo por la Unión Europea, indicó este jueves el jefe de Gobierno italiano, Giuseppe Conte.

"En las discusiones sobre la migración se discutirá la propuesta italiana junto con la de los otros países", anunció Conte en un mensaje por Facebook.

"El domingo no faltaremos", añadió el recién designado jefe de Gobierno.

"La canciller alemana, Angel Merkel, me aclaró por su parte que hubo una incomprensión sobre un borrador divulgado la víspera, el cual fue abandonado", agregó.

El borrador con una declaración final de la minicumbre de Bruselas, circuló el miércoles en la prensa, lo que causó mucha "irritación" en el Ejecutivo italiano, que amenazó con no participar, según el diario La Repubblica.

Después de varios días de intensos rumores sobre la convocatoria de una cumbre extraordinaria, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, anunció el miércoles un encuentro urgente el domingo en Bruselas con el fin de desbloquear la reforma del sistema de asilo europeo.

Se trata de una reunión previa a la cumbre con los veintiocho miembros de la UE que se celebrará el jueves y viernes próximos en Bruselas.

La reglamentación de los flujos migratorios es un tema candente en Europa y el nuevo gobierno italiano, liderado por una coalición populista formada por la ultraderechista Liga y los antisistema del Movimiento 5 Estrellas, es partidario de la mano dura.

Según medios italianos, Roma considera insuficiente que se debata sobre protección de las fronteras europeas sin abordar el espinoso tema de la redistribución de los migrantes que se encuentran en Europa.

Conte advirtió el miércoles al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que Italia "no está disponible" a discutir de los llamados "movimientos secundarios" (la distribución de inmigrantes en los países de la UE) sin que se aborde el tema de las llegadas a Italia, un fenómeno que encara sola.

Italia acusa a sus aliados europeos de no contar con un verdadero respaldo ante el fenómeno de la migración masiva, después de haber registrado la llegada de 700.000 migrantes a sus costas en los últimos seis años.

Al encuentro del domingo, con formato de minicumbre, asistirán los primeros ministros de España, Francia, Alemania, Italia, Malta, Grecia, Bulgaria (país que ostenta la presidencia rotativa hasta el 1 de julio) y Austria (que asume el relevo). Bélgica y Holanda, a favor también de la mano dura, decidieron unirse también a la cita.

Los países del Este, que han boicoteado sin cesar la propuesta de Alemania y la Comisión Europea de establecer cuotas obligatorias de reparto de refugiados, no han sido invitados.

El tema genera fuertes tensiones entre los europeos y sus diferencias salieron a relucir tras el reciente rechazo de Italia de autorizar la llegada de la nave humanitaria Aquarius con 630 inmigrantes a bordo, algo casi inédito.

Italia exige así que se cambie la actual regla que obliga a los países de entrada de hacerse cargo de la tramitación de las solicitudes de asilo o de la expulsión de los inmigrantes irregulares después de su identificación y registro.

Una responsabilidad que resulta excesiva y que según el nuevo ministro del Interior, el derechista y xenófobo Matteo Salvini, se ha convertido en un rico negocio de las mafias de traficantes de seres humanos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.