Saltar al contenido principal

Pena de muerte para un extremista islamista por atentados en Yakarta en 2016

Anuncios

Yakarta (AFP)

Un extremista islamista fue condenado este viernes a la pena de muerte en Indonesia por haber ordenado los atentados suicidas cometidos de Yakarta en 2016, los primeros ataques mortales reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el sureste asiático.

El predicador Aman Abdurrahman fue "declarado culpable de haber cometido un acto de violencia terrorista [y] condenado a pena de muerte", declaró el presidente del tribunal, Akhmad Zaini, cuando se emitió el veredicto, en presencia de policías fuertemente armados desplegados en la sala y en el exterior.

El juez añadió que el extremista islamista había estado implicado en otros ataques. Sentado en una silla frente al tribunal, el condenado no mostró ninguna reacción cuando se pronunció la sentencia.

Luego, hizo algunos gestos dirigiéndose a sus abogados y brevemente se agachó para besar el suelo antes de pronunciar unas palabras inaudibles.

Uno de sus abogados, Asludin Hatjain, estimó que el fallo era "injusto" porque no hubo pruebas suficientes que comprometieran a su cliente.

Aman Abdurrahman está considerado el jefe de facto de todos los seguidores del EI en Indonesia y es el líder espiritual del movimiento extremista islamista Jamaah Ansharut Daulah (JAD). El predicador tiene contacto con los dirigentes del EI y es el principal traductor de su propaganda en Indonesia, según expertos.

- Predicador y reclutador -

La fiscalía había solicitado la pena capital. Los atentados de Yakarta dejaron cuatro muertos, además de los cuatro asaltantes, que también perdieron la vida.

Un café de la cadena Starbucks y una garita de la policía quedaron destruidos en un barrio del centro de la capital donde se encuentran varios centros comerciales, las oficinas de varias agencias de la ONU y embajadas.

Las autoridades indonesias consideran que el JAD, que juró lealtad al EI, también está implicado en los atentados suicidas perpetrados en mayo en Surabaya, segunda ciudad del país. Dos familias, incluyendo dos niñas de 9 y 12 años, atacaron una iglesia y una comisaría de la policía y mataron a 13 personas. Los 13 asaltantes murieron.

Aunque está detenido desde 2010, el predicador islamista ha reclutado militantes en nombre del EI, según han indicado expertos en estos grupos.

El JAD, creado en 2015, estaría compuesto por más de veinte grupos extremistas indonesios que han jurado lealtad al jefe del EI, Abu Bakr al Bagdadi, según el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Además de los atentados de Yakarta en 2016, el JAD está detrás de otro ataque cometido en 2017 contra una estación de autobuses en la capital en la cual murieron tres policías y una decena de personas resultaron heridas.

Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, enfrenta desde hace tiempo un movimiento extremista islámico. Tras los atentados de Bali en 2002 (202 muertos, incluyendo numerosos extranjeros), las autoridades lanzaron una importante ofensiva contra los islamistas extremistas que debilitó las redes más peligrosas, según los expertos.

Pero el temor de presenciar un resurgimiento de grupos islamistas se ha intensificado últimamente. Cientos de extremistas indonesios se han ido al extranjero para luchar en las filas del EI.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.