Crisis política

ONU pide mayor implicación de la Corte Penal Internacional en Venezuela

El informe desarrollado por la ONU documenta presuntos excesos de las fuerzas de seguridad durante las protestas de 2017. Julio 27 de 2017
El informe desarrollado por la ONU documenta presuntos excesos de las fuerzas de seguridad durante las protestas de 2017. Julio 27 de 2017 Juan Barreto / AFP

En un informe a distancia, la ONU alertó que la impunidad en Venezuela frente a centenares de homicidios, presuntas ejecuciones sumarias, torturas y detenciones arbitrarias necesita mayor implicación de la CPI.

Anuncios

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas reveló este 22 de junio un informe sobre la crisis en Venezuela, basado en hechos de violaciones a los Derechos Humanos e impunidad en el periodo entre abril y julio de 2017; cuando se presentaron violentas protestas en contra del Gobierno de Nicolás Maduro en ese país.

El texto, que fue elaborado a distancia debido al impedimento que tienen los representantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para ingresar al país, denuncia cientos de homicidios, presuntas ejecuciones extrajudiciales, uso excesivo de la fuerza, torturas y detenciones arbitrarias por las fuerzas deñ orden público.

La oficina de Derechos Humanos de la ONU solicita la intervención de la Corte Penal Internacional (CPI) debido a la poca disposición del Gobierno de Venezuela para identificar a los responsables y otorgar justicia a las víctimas tras los abusos cometidos.

"Dado que el Estado parece no tener la capacidad ni la voluntad de enjuiciar a los responsables de las graves violaciones de los derechos humanos, existen sólidas razones para considerar una mayor implicación de la CPI en esta materia”, afirmó Zeid Ra'ad, alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Al menos 46 personas fallecieron durante las protestas del año 2017

Entre abril y julio del año 2017, miles de venezolanos protestaron en las principales calles de diversas ciudades del país para protestar en un primer momento por la dramática situación económica. Sin embargo, con el transcurrir de los días, las manifestaciones de calle se transformaron en métodos de presión para exigir un cambio de Gobierno.

Los movimientos civiles, conformados en su mayoría por jóvenes estudiantes e integrantes de los principales partidos políticos de oposición, confrontaron a los organismos de seguridad, quienes intentaron dispersar las manifestaciones empleando para ello todos los recursos del Estado.

De los constantes choques entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes se maneja una cifra oficial (confirmada por el Gobierno) de 127 muertos, no obstante, diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) sostienen que fueron 157 los que perdieron la vida en la protesta.

De acuerdo con los informes presentados por organismo como la ONU, al menos 280 personas quedaron privadas de libertad y un total de 7.000 se encuentran bajo régimen de libertad condicional.

El informe presentado por la ONU, refiere que al menos 46 personas fallecieron durante las protestas del año 2017 como consecuencia de la actuación de los organismos de seguridad.

La Fiscalía General, bajo la dirección de Luisa Ortega Díaz (hoy en el exilio), había levantado por lo menos 54 órdenes de detención en contra de efectivos de los cuerpos de seguridad.

Informe de la ONU analiza actuación de la OLP

Venezuela, es uno de los países con una de las más altas tasas de criminalidad en el mundo. De acuerdo con la ONG Observatorio Venezolano de Violencia y citadas por la fundación InSight Crime, en el país se registraron 26.616 muertes violentas durante el año 2017.

Vale decir que el Gobierno de Venezuela lleva más de una década sin publicar estadísticas oficiales en torno a los homicidios en el país.

Esa cifra se presenta a pesar de que desde el año 2015, el Gobierno venezolano ha puesto en marcha el plan Operación para la Liberación del Pueblo (OLP), con el cual buscaba disminuir los hechos de violencia en el país, especialmente en los denominados sectores populares.

La oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU actualizó datos publicados en el año 2017, documentando “testimonios creíbles e impactantes” sobre las presuntas ejecuciones extrajudiciales perpetradas por las fuerzas de seguridad desde el año 2015 en la lucha contra el crimen.

En este sentido, el informe revela que entre julio de 2015 (fecha en la que se inició el plan) hasta marzo de 2017, la Fiscalía General había registrado 505 fallecimientos a manos de las fuerzas de seguridad durante el desarrollo de los operativos.

Previo a la salida de la fiscal general en agosto del año 2017, la institución adelantaba investigaciones en contra de 357 agentes de los organismos de seguridad en relación a esas muertes.

“Un conjunto de elementos aparece indicar más bien que las OLP constituyeron un instrumento para que el Gobierno mostrara supuestos resultados con respecto a la reducción de la delincuencia.”, refiere parte del informe.

El texto fue elaborado a partir de 150 entrevistas en las que se incluyen al menos 78 conversaciones con víctimas y testigos. Las conclusiones del mismo refieren que todavía se sigue aplicando una política de represión en contra de aquellos que difieren del Gobierno.

Acceda al informe completo de la ONU 'Violaciones de los Derechos Humanos
en la República Bolivariana de Venezuela: una espiral descendente que no parece tener fin' aquí
.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24