El camino hacia el Brexit

Dos años, desde que los británicos le dijeron “sí” al Brexit

Manifestantes Anti-Brexit protestan frente a la sede del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 12 de junio de 2018.
Manifestantes Anti-Brexit protestan frente a la sede del Parlamento en Londres, Reino Unido, el 12 de junio de 2018. Simon Dawson/Reuters

El resultado en las urnas definió el futuro del Reino Unido en la Unión Europea. Hace dos años, los británicos votaron a favor de abandonar la comunidad, una decisión que sella su futuro fuera del mayor bloque comercial del mundo.

Anuncios

El 23 de junio de 2016, los británicos fueron a las urnas. Debían marcar un tarjetón con dos preguntas: permanecer o salir de la Unión Europea, votaron por el lugar en el que querían estar en el mundo y ganó el Brexit.

Más de 33 millones de personas decidieron. La “salida”, algo improbable para muchos, se impuso por más de un millón de votos. Un resultado apretado para una decisión de tal trascendencia. El 51,9% de los electores prefirió el cambio.

Después de los resultados del referendo, la política y los mercados, reaccionaron. David Cameron, entonces primer ministro, anunció su renuncia tras la derrota que significaba que el Brexit hubiera ganado, esto después de defender la permanencia en la Unión Europea.

Los británicos se rindieron ante los argumentos del Brexit y sellaron así el futuro político del jefe del número 10 de Downing Street.

El primer ministro británico, David Cameron, habla con la prensa frente al número 10 de Downing Street, el 24 de junio de 2016.
El primer ministro británico, David Cameron, habla con la prensa frente al número 10 de Downing Street, el 24 de junio de 2016. Ben Stansall/AFP

Brexit, un neologismo para referirse a la salida del Reino Unido de la Unión Europea

El temor también fue evidente en los mercados. La libra esterlina cayó a su nivel más bajo desde 1985 y las bolsas en el mundo se desplomaron. Sería entonces un previo ante la incertidumbre que significaba el tan famoso, pero para ese entonces desconocido, Brexit: britain – exit.

Desde aquel 23 de junio de 2016, mucho ha transcurrido. Cameron abandonó la residencia del primer ministro y asumió Theresa May, una mujer abiertamente antieuropea y quien ha liderado el proceso del retiro del bloque. May definió que la ruptura con la Unión Europea sería lo más drástica posible.

Un largo camino hacia el Brexit, que aún no termina

El trámite formal inició en el momento en que May firmó la carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la que invocaba el artículo 50 del Tratado de Lisboa. Una misiva con la que la primera ministra le informaba oficialmente a Bruselas, su intención de negociar para abandonar la comunidad.

La Unión Europea recibió la carta el 29 de marzo de 2017, lo que dio paso a un trámite irreversible que sellaría la salida del Reino Unido de la Unión Europea, para más tardar el 30 de marzo de 2019. May prometió entonces que buscaría un acuerdo ventajoso para el país.

El embajador británico ante la Unión Europea, Tim Barrow, le entrega al presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, la carta de aplicación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, el 29 de marzo de 2017.
El embajador británico ante la Unión Europea, Tim Barrow, le entrega al presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, la carta de aplicación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, el 29 de marzo de 2017. Yves German/AFP

En esa búsqueda por salir, sin generar traumatismos mayores para empresas, mercados y los comunitarios, Londres y Bruselas lograron llegar a un consenso sobre el periodo de transición, una vez que el Reino Unido abandone la comunidad.

El plazo transitorio se extenderá por un periodo de 21 meses, desde el 30 de marzo de 2019 hasta el 31 de diciembre de 2020. Será un periodo de acoplamiento. Londres no participará en la toma de decisiones dentro del bloque, pero sí se le permitirá el acceso al mercado único y a la unión aduanera, lo que significa un respiro a nivel económico.

Un punto importante también resuelto será el derecho de los comunitarios, es decir los ciudadanos que lleguen a Reino Unido durante la transición. Se les garantizará los mismos derechos que recibieron aquellos que llegaron antes del Brexit.

Así, Reino Unido pasa por el tramo final de las negociaciones, pero Theresa May enfrenta divisiones internas dentro de su Gobierno por el tema y las protestas en las calles de quienes se oponen a dejar la Unión Europea.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24