Saltar al contenido principal

El culturismo o la búsqueda de la perfección a pesar de la violencia en Afganistán

Anuncios

Kabul (AFP)

Música india suena en los altavoces mientras decenas de hombres sudan y resoplan en una sala de musculación de Kabul, donde para muchos el culturismo encarna la búsqueda de la belleza clásica en un país desgarrado por la guerra.

Hares Mohamadi, un estudiante de Derecho y Ciencias Políticas de 25 años, levanta pesas con aplicación antes de adoptar diferentes poses para destacar su trabajada figura de cara a una próxima competición.

"Todo el mundo, en todas partes de Afganistán, quiere tener una linda silueta. Este deporte es el preferido de todos los hombres jóvenes", afirma en un gimnasio lleno de gente.

En medio de un día a día marcado por la creciente inseguridad y la omnipresete amenaza terrorista, forjarse un físico privilegiado permite "dejar huella", o incluso "convertirse en un modelo", añade el joven hombre, adepto a la "alimentación sana" y a los complementos proteínicos.

Desde las paredes de las salas de musculación los observa Arnold Schwarzenegger junto a los afiches de otras musculosas figuras de Hollywood y Bollywood como Sylvester Stallone y Salman Khan.

La musculación se practica desde hace tiempo en Afganistán. Hasta los talibanes, que prohibían la música y destruían los televisores durante sus años en el poder (1996-2001) la autorizaban, aunque los deportistas estaban obligados a llevar pantalón durante sus entrenamientos.

Aziz Arezo, una leyenda del culturismo afgano de 65 años, fue uno de los pioneros de la disciplina. En su juventud "muy, muy poca gente" conocía este deporte, cuenta en su pequeña sala en Kabul, entre dos sesiones de pesas.

- "Inspiración" -

Él también se inició viendo películas de acción extranjeras. Inspirándose en los pósteres y las postales de sus ídolos decidió que quería parecerse a Schwarzenegger, quien fue campeón del mundo de culturismo hasta en siete ocasiones en los años 1970.

En esa misma época, el Comité Olímpico afgano nombró a Aziz Arezo primer maestro de culturismo. "Fui mi propio profesor", recuerda.

Empleó piezas de automóviles para fabricar sus propios accesorios, sobre todo pesas, que considera "más eficaces que las extranjeras".

Pero apenas permaneció cuatro meses en Kabul, gobernado entonces por los talibanes y de donde escapó para evitar las "restricciones" que estos imponían, explica.

Cuenta que durante su carrera entrenó a cientos de jóvenes afganos, a pesar de la competencia. "Actualmente, los clubes de culturismo están por todas partes en la ciudad", afirma.

Pero los métodos modernos lo dejan de piedra. "Es mejor hacer deporte de forma natural que las proteínas" y las "hormonas", que son "nocivas para la salud", dice en su sala de Kabul.

"Antes de entrenar, yo bebía jugo de banana y de zanahoria. Y tras el esfuerzo comía dos huevos, tres vasos de leche y un bol de frijoles y lentejas", asegura. Pero "hoy el culturismo ya no es natural".

No obstante, desempeña un papel particular en un país que no ha conocido más que la violencia desde que fue invadido por las tropas soviéticas, en diciembre de 1979.

- Frustración sexual -

"El deporte puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad", analiza Ali Fitrat, profesor de psicología en la universidad de Kabul, ya que los afganos "sufren social, cultural, financiera y políticamente", sobre todo por "la inseguridad y los combates en marcha" o por la falta de empleo, lo que provocó "traumas".

También cita la "frustración sexual" como otra importante fuente de estrés en un país muy conservador en el que hombres y mujeres raramente interactúan. "La gente no tiene acceso al sexo [...] Pero el sexo es una necesidad" y la incapacidad de satisfacerlo genera tensiones, destaca Fitrat.

Antídoto contra los múltiples males de los afganos, el culturismo se encuentra amenazado por el deterioro de la seguridad en Kabul.

La capital afgana se convirtió, según la ONU, en el lugar más peligroso del país para los civiles, con un recrudecimiento de los grandes atentados en el último año, generalmente perpetrados por suicidas y reivindicados por los talibanes o el grupo Estado Islámico.

Desde principios de año, Kabul fue blanco de al menos 15 atentados que dejaron cientos de muertos y heridos. Muchos deportistas limitan sus desplazamientos por seguridad.

Aziz Arezo constató una reducción de la asistencia a su club. "En estos tiempos, a la gente le preocupa más huir del país que hacer deporte".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.