Saltar al contenido principal

Protestas en Irán por el colapso de su moneda, el rial

Una mujer observa los tipos de cambio en la ventana de una tienda de divisas en el distrito financiero de Teherán, Irán, 7 de enero de 2012.
Una mujer observa los tipos de cambio en la ventana de una tienda de divisas en el distrito financiero de Teherán, Irán, 7 de enero de 2012. Raheb Homavandi / Reuters

Ante la amenaza de nuevas sanciones, Irán intenta blindar su economía. Prohibirá las importaciones de más de 1.300 productos para estimular el comercio y combatir la depreciación de la moneda, que cayó a mínimos históricos.

Anuncios

Hay protestas en la República Islámica de Irán. Cientos de comerciantes se reunieron frente al Parlamento en Teherán el lunes 25 de junio para protestar por la caída del rial y presionar al presidente Hassan Rouhani.

Y en el Gran Bazar de Teherán la policía luchaba para restablecer el orden tras enfrentamientos protagonizados por manifestantes enojados por la caída del rial.

Aunque la televisión estatal citó al vicegobernador de Teherán, Abdolazim Rezaie, diciendo que "nadie ha sido arrestado en las protestas", y que todas las tiendas estarían abiertas este martes, los comerciantes informaron que la mayoría de los comercios permanecían cerrados; y es que el colapso histórico está trastornando los negocios, pues eleva el costo de las importaciones.

Un comerciante, que pidió no ser identificado, dijo a la agencia internacional de noticias Reuters que hay enojo por la situación económica, y que “no podemos continuar nuestros negocios así. Pero no estamos en contra del régimen”.

Justamente el ministro de Industrias y Comercio, Mohammad Shariatmadari, en un esfuerzo gubernamental para evitar la escalada de la situación cortó el ingreso de más de 1.339 productos, obligando al consumo de la producción interna; así lo registró el diario local 'Financial Tribune', citando un documento oficial.

Entre los productos que ya no podrán entrar al país hay electrodomésticos, textiles, calzado y cuero, así como muebles, productos para el cuidado de la salud, e incluso maquinarias.

La medida, según el jefe del comité económico del Parlamento Mohammad Reza Pourebrahimi, citado por The Tehran Times, evitaría una salida de $ 10 mil millones de moneda extranjera.

Irán quiere blindarse ante el inminente retorno de sanciones desde Washington

El mensaje que arroja el Gobierno desde Teherán es el de poner en pie una ‘economía de resistencia’, que permita conservar las reservas de divisas y que ayude a que la nación sea tan autosuficiente como pueda.

El país busca blindarse ante el inminente retorno de sanciones desde Washington en agosto y en noviembre, el castigo es la consecuencia de la retirada del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, del acuerdo nuclear, firmado en abril de 2015 junto a otras 4 potencias e Irán.

Así se avecinan de nuevo tiempos de aislamiento, que se habían relajado en enero de 2016 durante el Gobierno de Barack Obama en la Casa Blanca y en virtud del pacto que hoy peligra.

El presidente Rouhani, que había anunciado planes para impulsar el comercio exterior y dar a las compañías extranjeras un papel más importante en su economía, ahora apunta al cierre parcial de los mercados extranjeros y propone apoyar a las empresas locales, en un ambiente de mayor control estatal sobre la economía.

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.