Saltar al contenido principal

Ultimo revés judicial para protagonista de "Making a Murderer"

Anuncios

Washington (AFP)

La Suprema Corte de Estados Unidos rechazó el lunes la apelación de uno de los protagonistas de "Making a Murderer", una exitosa serie documental que ilustra las fallas del sistema penal del país.

El alto tribunal rehusó examinar el caso sin dar los motivos de su decisión, confirmando de hecho la condena a cadena perpetua por asesinato de Brendan Dassey, a quien millones de estadounidenses creen inocente.

La Suprema Corte "perdió la inmensa oportunidad de mejorar la justicia, principalmente para los menores", dijo Jerome Buting, un abogado implicado en el caso. Dassey tenía 16 años en el momento de los hechos.

Desde 2015, millones de televidentes en el mundo se han apasionado por esta saga judicial difundida en Netflix sobre las humillaciones que sufre una familia de un medio social desfavorecido del estado de Wisconsin.

Las opiniones están divididas sobre la culpabilidad del personaje principal de la historia, Steven Avery, condenado en 2007 a prisión perpetua por el asesinato de una fotógrafa de 25 años, Teresa Halbach.

Pero los espectadores se estremecieron aún más con el destino del sobrino de Avery, Brendan Dassey, condenado con la misma pena por este asesinato ocurrido cuando él tenía 16 años.

La acusación se basa en un interrogatorio policial extremadamente controvertido realizado al adolescente, que tiene un nivel intelectual limitado.

Durante ese interrogatorio filmado durante varias horas y sin presencia de un abogado, los investigadores usaron medios discutibles para presionar a Brendan a que brindara elementos que lo incriminan tanto a él como a su tío.

Según los defensores, el adolescente fue influenciado por el poder de sugestión de los policías y presionado a dar una confesión basada en hechos imaginarios.

"Los interrogadores se aprovecharon de la juventud y discapacidad mental de Dassey para convencerlo de que estaban de su lado. No tuvieron en cuenta su incapacidad manifiesta a responder correctamente a las numerosas preguntas sobre el crimen, le pusieron palabras en la boca, las palabras que querían escuchar, y le prometieron que si decía eso sería liberado", denunció Seth Waxman, abogado del detenido.

No es habitual que la Corte Suprema estadounidense acepte tomar una demanda de rectificación aislada de un presunto error judicial.

Pero, según argumentó un grupo de procuradores de la Corte, "millones de estadounidenses miraron el video del interrogatorio de Dassey en el documental Making a Murderer, lo que generó indignación por la visible falla del sistema".

Dassey tiene actualmente 28 años. Tuvo un juicio en primera instancia y luego una apelación que concluyó que sus declaraciones fueron forzadas por la policía.

Pero la Corte de Apelación de Chicago le había dado la razón al estado de Wisconsin, que lucha contra la liberación del prisionero.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.