Saltar al contenido principal
Rusia 2018

En una definición angustiante, Argentina clasificó a octavos de final

Rojo y Messi celebran el gol de la clasificación de Argentina.
Rojo y Messi celebran el gol de la clasificación de Argentina. Jorge Silva / Reuters

La tercera fecha del grupo D estuvo llena de drama y emociones. Argentina ganó sobre el final a Nigeria e Islandia intentó, pero Croacia le ganó y la dejó afuera del torneo mundial.

Anuncios

Los dos partidos provocaron muchas emociones y especulaciones sobre cómo se movían las posiciones en el grupo. Si Argentina ganaba e Islandia no lo hacía, los albicelestes clasificaban sin depender de nadie. Pero si lo hacían y los vikingos también con la misma cantidad de goles, los que quedaban por fuera eran los de Sampaoli. A los africanos les bastaba empatar para estar en la siguiente fase junto a Croacia.

Los marcadores se movieron durante el primer cuarto de hora. A los 14 minutos, Lionel Messi le dio la ventaja a su país luego de un pase a distancia impresionante por parte de Ever Banega. El 10 bajó el balón con su pierna zurda y definió cruzado con su extremidad menos hábil, la derecha, para marcar el 1-0. Fue un desahogo para él, el equipo, el entrenador y el pueblo argentino, que venía golpeada por el 0-3 ante Croacia.

En el otro partido del grupo D, se enfrentaron viejos conocidos: Islandia y Croacia, que se habían visto las caras en las eliminatorias europeas. Los vikingos salieron victoriosos en 2017 cuando ganaron 1-0 y clasificaron de forma directa a Rusia 2018. Así que era un enfrentamiento donde ambos rivales conocían bien sus fortalezas y debilidades.

Definición de infarto en los últimos 10 minutos de partido

Los segundos tiempos empezaron con emociones inmediatas. En el duelo entre africanos y suramericanos, Javier Mascherano cometió un penal cuando apenas habían transcurrido tres minutos. El atacante nigeriano, Víctor Moses, del Chelsea de Inglaterra, fue quien transformó la oportunidad en gol y puso a celebrar a su país.

Casi al mismo tiempo, en el Rostov Arena, Croacia puso el primero a manos de Milan Baldej y le dio tranquilidad al resto del grupo. Sin embargo, Argentina necesitaba a como diera lugar la ventaja para clasificar sin ninguna preocupación.

A diferencia de las primeras partes, donde Argentina e Islandia merecieron más, los complementos mostraron superioridad de Nigeria y Croacia, respectivamente. Sin embargo, la suerte apareció para los nórdicos. Gylfi Sigurdsson centró y el balón pegó en la mano de un rival. El 10 islandés puso el empate. Los islandeses volvieron a soñar con la clasificación, pues les bastaba marcar un solo gol para clasificar en ese momento.

Argentina, viendo que faltaban 10 minutos, se lanzó al ataque. El entrenador Sampaoli hizo cambios ofensivos y dejó atrás una línea de tres defensores. La decisión del criticado director técnico de la selección albiceleste dio resultado. Aun así, la llave del gol la tuvo un defensor.  Marcos Rojo, sin dejarla caer, entró como 9 por el centro del área y marcó el anhelado gol de la clasificación para los argentinos.

Público argentino enloquece con el gol de MArcos Rojo
Público argentino enloquece con el gol de MArcos Rojo Toru Hanai / Reuters

A pesar del gol de Argentina, los islandeses todavía necesitaban una anotación para clasificar. Lastimosamente para el pueblo vikingo el gol llegó, pero en su propio arco a mano de los croatas. Ivan Perisic entró, como de costumbre, por la banda izquierda y con un disparo potente cruzado adelantó a los ajedrezados e hizo respirar tranquilos a los argentinos que celebraron el gol desde San Petersburgo.

Así finalizó una definición de infarto en el grupo D. Los croatas con puntaje perfecto clasificaron en la primera posición y jugarán los octavos de final contra Dinamarca, el domingo 1 de julio. Mientras que, Argentina, clasificada con 4 puntos jugará frente a Francia, el sábado 30 de junio.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.