Saltar al contenido principal

Argentina ya tiene fecha para debatir el aborto

Activistas a favor del aborto se manifiestan fuera del Congreso argentino en Buenos Aires, el 13 de junio de 2018, pidiendo la aprobación de un proyecto de ley que legalizaría el aborto. Los legisladores en la Argentina tradicionalmente conservadora comenzaron una sesión clave el miércoles antes de una votación divisiva sobre un proyecto de ley para legalizar el aborto.
Activistas a favor del aborto se manifiestan fuera del Congreso argentino en Buenos Aires, el 13 de junio de 2018, pidiendo la aprobación de un proyecto de ley que legalizaría el aborto. Los legisladores en la Argentina tradicionalmente conservadora comenzaron una sesión clave el miércoles antes de una votación divisiva sobre un proyecto de ley para legalizar el aborto. Eitan Abramovich / AFP

El Senado le puso fecha a la histórica votación sobre la interrupción voluntaria del embarazo, que ya tiene media sanción de Diputados. Será el 8 de agosto, tras el receso invernal. Así lo acordaron los senadores de todas las coaliciones políticas.

Anuncios

Dentro de 42 días el Senado argentino decidirá si sanciona definitivamente la legalización del aborto o si la rechaza. Los senadores coincidieron en elegir ese día para la sesión de votación de una iniciativa histórica que divide las aguas, dentro y fuera del congreso.

Más allá de eso, no se logró resolver un conflicto clave en torno al tratamiento del proyecto y que tiene que ver con las comisiones que intervendrán en el debate. Este conflicto fue originado por una medida tomada por la vicepresidenta Gabriela Michetti, una férrea opositora a la despenalización del aborto, que giró el proyecto a cuatro comisiones, dos más que las solicitadas por los sectores que apoyan la iniciativa.

Vicepresidenta Michetti acusada de entorpecer el debate

La actitud de Michetti fue denunciada por quienes están a favor de la legalización del aborto, como una maniobra dirigida a dilatar y entorpecer el debate, dado que además de demorarlo, varias de estas comisiones están encabezadas por funcionarios antiabortistas.

La vicepresidenta dispuso que, además de las comisiones de Salud y Justicia, se incorporen las de Presupuesto y Hacienda y de Asuntos Constitucionales. La primera está presidida por el macrista Esteban Bullrich, un abierto antiabortista, y la segunda por el senador Dalmacio Mera, quien ya manifestó su postura personal “a favor de la vida”.

Previo al anuncio de esta fecha histórica, una conferencia de prensa organizada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, legisladores de Cambiemos, el justicialismo y el kirchnerismo se juntaron por primera vez para reclamar un tratamiento “rápido” de la iniciativa, y manifestar su “preocupación” por el giro del proyecto a cuatro comisiones, y no a dos como pretendían.

Michetti se defendió en un programa de la televisión local donde dijo que cuatro o dos comisiones “es lo mismo. No hay ninguna intención de dilatar el debate sobre la ley del aborto en el Senado”.

Senadoras a favor de la despenalización piden que se trate lo antes posible

Los partidarios a favor de la despenalización del aborto exigen que el proyecto de ley sea tratado únicamente en las comisiones de Salud y de Justicia y Asuntos Penales para que la votación en la Cámara Alta sea lo antes posible.

"Sabemos que estamos en un momento de definición de cronograma y nosotras, desde la Campaña, pedimos que sea tratada en dos comisiones: primero en Justicia y Asuntos Penales y segundo en Salud. Tenemos la esperanza de que se escuche a la sociedad que se manifestó masivamente", resumió la presidenta de Católicas por el Derecho a Decidir e integrante de la Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, Marta Alanís.

Para la representante, así como para las legisladoras presentes en la cita, el tratamiento del proyecto en las cuatro comisiones es "preocupante" porque ralentiza la votación para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas de gestación, principal medida que presenta el proyecto.

Otro de los puntos centrales de las críticas a la medida tomada por Michetti, tiene que ver con que, para los defensores del derecho a abortar, este es un tema de inversión en salud pública y no se puede entonces hablar de gastos, como se haría en la comisión de presupuesto.

“Debemos plantear que cuando se habla de un proceso de ampliación de derechos no podemos hablar de gasto, debemos hablar de inversión en materia de salud pública", aseguró la senadora María de los Ángeles Sacnun en su crítica a que la discusión de la medida se haya dispuesto en la comisión de Presupuestos.

Luego de una histórica jornada en la que los diputados y las diputadas aprobaron la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención, para las defensoras de la legislación es clave que el período de tratamiento en el Senado no se dilate más.

"Tenemos que dar una respuesta a la sociedad rápido y me parece que el debate debe de ser profundo, con respeto, y atender a todas las diferencias que van a surgir, dando una respuesta desde el Estado a este tema de salud", afirmó en esta línea Pamela Verasay, senadora por la provincia de Mendoza. La idea de quienes defienden el proyecto es que el dictamen salga de comisiones el 1° de agosto.

La disputa entre quienes defienden el abordaje en cuatro comisiones dispuesto por la vicepresidenta, y los que consideran que debe pasar por solo dos, podría quedar definida a través de una votación convocada para este este miércoles 27 de junio. En este encuentro los senadores y senadoras podrían impugnar la decisión de Michetti y reducir el número de comisiones para hacer más expedita la discusión y su resolución.

Los indefinidos, nuevamente la clave para la votación

Que el proyecto se vote el 8 de agosto no significa que el tema esté definido. En el senado hay una fuerte paridad de opiniones, y los indefinidos una vez más serán la clave para la suerte del proyecto.

Y en el debate que se inicia en comisiones habrá que ver si no termina prevaleciendo la postura de algunos senadores de hacer cambios al proyecto. En ese caso, aún si se aprobara el 8 de agosto debería volver a Diputados, su cámara de origen.

Si la ley es aprobada definitivamente, el aborto sería legal en el país durante las primeras 14 semanas, a diferencia de lo que sucede actualmente con una legislación que solo permite realizar la intervención en caso de que el embarazo sea fruto de una violación o que exista un peligro para la salud de la madre.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.