La UE tiene "mucho en juego" en la actual crisis política de migración, advierte Tusk

Anuncios

Bruselas (AFP)

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió este miércoles a los líderes europeos que el bloque tiene "mucho en juego" en la actual crisis política sobre migración, ante el ascenso de los movimientos eurófobos y de "tendencia" autoritaria.

"Cada vez más personas empiezan a creer que sólo una autoridad fuerte, de espíritu antieuropeo y antiliberal, con tendencia a un autoritarismo abierto, es capaz de detener la ola de migración ilegal", escribe Tusk en su carta de invitación a la cumbre de jueves y viernes.

Para el presidente del Consejo Europeo, que coordina el trabajo de los líderes, "si la gente cree que sólo ellos pueden ofrecer una solución efectiva a la crisis migratoria, también creerán cualquier otra cosa que digan". "Hay mucho en juego. Y el tiempo es corto", agrega.

La cumbre de dos días en Bruselas tendrá como punto principal la política migratoria de la UE, tanto cómo detener la llegada de migrantes como su acogida en el bloque, y llega en un contexto "cada vez más acalorado", reconoce en su misiva el ex primer ministro polaco.

Aunque el objetivo era plasmar un acuerdo general sobre la reforma del sistema común de asilo, conocido como Reglamento de Dublín, la división en la UE protagoniza este debate y los países sólo están de acuerdo en una mayor protección de las fronteras.

Donald Tusk propone así en su carta la creación de "plataformas regionales de desembarco fuera de Europa", donde trasladar a los migrantes socorridos en el mar y donde llevar a cabo la selección de aquellos que podrían aspirar al asilo en el bloque.

Asimismo, aboga por reforzar la cooperación con los países de origen y tránsito de migrantes, y apoyar a los guardacostas libios, desde donde parten las embarcaciones con migrantes rumbo a Italia, para que controlen "plenamente las aguas territoriales libias".

"Una condición previa para una verdadera política de migración de la UE es que los europeos decidan efectivamente quién entre en territorio europeo", asegura Tusk, para quien esto es lo que "los ciudadanos de Europa esperan".