Paz en Colombia

Colombia a un año de la dejación de armas de la exguerrilla de las FARC

Un hombre acaba de ver un partido de fútbol entre exmiembros de los grupos guerrilleros de izquierda ELN y FARC, los grupos paramilitares de derecha y víctimas del conflicto armado en Daibeba, Colombia, el 19 de junio de 2018.
Un hombre acaba de ver un partido de fútbol entre exmiembros de los grupos guerrilleros de izquierda ELN y FARC, los grupos paramilitares de derecha y víctimas del conflicto armado en Daibeba, Colombia, el 19 de junio de 2018. Fredy Builes / Reuters

Se cumple un año del desarme de la guerrilla más antigua de Latinoamérica en Colombia: las FARC. El Gobierno de ese país realizó su balance.

Anuncios

Las cifras son significativas. En el 2015, un año antes del acuerdo alcanzado entre el Gobierno colombiano y la guerrilla FARC, hoy partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia, el principal hospital militar dejó de recibir soldados heridos. De 135 soldados heridos en combate se pasó a un soldado herido en lo que va de 2018.

Y el balance, aunque agridulce en otros puntos importantes del acuerdo, es positivo en los temas de seguridad.

Según cifras oficiales, durante los dos periodos del Gobierno de Juan Manuel Santos hubo una reducción del 83% de los asesinatos a miembros de la fuerza pública.

Pero los beneficios de seguridad también son representativos en las cifras de la población civil. La tasa de homicidios bajó de 34,0 a 24,8 por cada 100.000 habitantes. Una cifra que sigue siendo alta para estándares internacionales.

En el proceso de desarme se inutilizaron 8.994 armas de fuego, de las cuales 6.177 eran fusiles de asalto y 229 lanzagranadas.

El Gobierno también reconoce que se han erradicado más de 50.000 hectáreas de cultivos de coca, cifra que parece insuficiente. Según un informe de Política Nacional para el Control de las Drogas de Estados Unidos, Colombia alcanzó niveles récord en cultivos de coca.  Al finalizar 2017, el país tenía más de 200.000 hectáreas cultivadas de hoja de coca.

El presidente Juan Manuel Santos destacó vía Twitter que, gracias al desarme, Colombia tuvo las elecciones más pacificas de la historia y que los turistas pudieron ir a zonas que antes la guerra no permitía.

La misión de Verificación del proceso de paz de las Naciones Unidas en Colombia subrayó que, a un año de la dejación de armas, la reducción de cifras de secuestros y heridos por minas antipersona ha sido enorme.

El Gobierno colombiano también resaltó que gracias al desarme se logró impulsar planes de desarrollo en municipios que eran escenario de la guerra y que más de 12.000 combatientes empezaron su proceso de reinserción a la vida civil.

La guerra entre las FARC y el gobierno colombiano duró más de 50 años, dejó millones de desplazados y más de 220.000 personas muertas.

El presidente Santos anunció el comienzo del proceso de paz en agosto de 2012 y firmó un acuerdo final el 26 de septiembre de 2016 en Cartagena.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24