El exobispo francés de Orléans será juzgado por no denunciar un caso de pedofilia

Anuncios

Orleáns (Francia) (AFP)

André Fort, exobispo de Orléans (centro de Francia), será juzgado por no haber denunciado actos de pedofilia de un cura de su diócesis, informó este jueves una fuente judicial, llevando a dos el número de prelados franceses enjuiciados por tales hechos en más de 15 años.

"Esperábamos esto desde hace siete años", subrayó Edmond-Claude Fréty, abogado de la parte civil.

Fort, obispo de Orléans etre 2002 y 2010, fue inculpado en 2017 por no haber denunciado a Pierre de Castelet, acusado en 2012 de agresión sexual contra menores de 15 años.

Ha sido enviado nuevamente ante un tribunal correcional por los mismos cargos, en tanto que el exsacerdote De Castelet será juzgado por agresiones sexuales contra menores de 15 años por parte de persona con autoridad, indicó la fiscalía de Orléans, confirmando una información brindada por la web informativa Mediapart.

Olivier Savignac, una de las presuntas víctimas, fue el primero en denunciar los hechos en 2008, en un correo enviado a la sede de la diócesis en el que denunciaba la agresión que sufrió en 1993 en un campamento del Movimiento Eucarístico de Jóvenes en el suroeste de Francia, en el que De Castelet oficiaba como capellán.

Sin respuesta, se reunió luego con Fort precisándole que una decena de jóvenes fueron víctimas del capellán.

"Él me prometió tomar medidas, pero un año después el abad seguía aún allí. Inclusive, me enteré de que brindaba conferencias sobre la pedofilia en la Iglesia", había declarado Savignac.

Como no sucedió nada, éste volvió a acudir a la sede de la diócesis. Fort se había ya retirado y reemplazado por el obispo Jacques Blaquart. El nuevo obispo avisó a la fiscalía que inició una investigación.

- "Cultura del silencio" -

"En la época, monseñor Fort estaba yéndose de Orléans. Estaba enfermo y su renuncia fue aceptada", justificó este jueves Benoit de Gaullier, abogado de Fort.

"Mi cliente pensó que el joven no deseaba que lo que denunciaba fuese hecho público, sino que quería sólo asegurarse de que Pierre de Castelet ya no trabajaba con niños", explicó De Gaullier a la AFP.

Un argumento rechazado vigorosamente por Fréty, para quien "la ley es muy clara": "hay una obligación legal de denunciar a las autoridades los hechos de los cuales un menor de 15 años ha sido víctima".

El abogado fustigó una "cultura del silencio que era mantenida y, felizmente, un día se fisuró". Según él, la investigación habría dejado en evidencia los casos de una decena de víctimas que habrían sido objeto de una falsa visita médica por parte del padre De Castelet, quien se haría pasar por médico o enfermero.

Tres presuntas víctimas se han sumado a la acusación civil.

Según Blaquart, sus antecesores tuvieron conocimiento de estos actos y tomaron "medidas" concretas contra el cura, actualmente de 67 años, "para evitar que estuviera en contacto con jóvenes". Pero "no presentaron denuncia", se lamentó.

El de Fort es el primer caso de un obispo acusado por no denunciar actos de pedofilia desde la condena de Pierre Pican, obispo emérito de Bayeux (oeste), en 2001, a tres meses de prisión por no denunciar los actos de un cura de su diócesis, René Bissey, condenado a 18 años de prisión en octubre de 2000.