Saltar al contenido principal

La violencia electoral amarga las elecciones en México

Familiares portan el cofre de la concejal municipal de Juan Galindo, Erika Cazares.
Familiares portan el cofre de la concejal municipal de Juan Galindo, Erika Cazares. Reuters

Desde septiembre han sido asesinados 48 candidatos y precandidatos a cargos de elección popular y otros tantos han sido secuestrados o amenazados. El 1 de julio, México irá a las urnas en el proceso electoral más sangriento de su historia moderna.

Anuncios

En total 48 precandidatos y candidatos han sido asesinados desde el mes de septiembre de 2017, en el proceso electoral más sangriento que ha vivido México en su etapa moderna. El último, Emigdio López Avendaño, candidato a diputado local por el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), fue emboscado el lunes 25 de junio mientras viajaba por un camino rural en el sur del estado de Oaxaca. De acuerdo con el diario El País, cuatro personas que viajaban con él también murieron.

Pero el último conteo oficial, del 28 de mayo, la Secretaría de Gobernación reportó 34 candidatos asesinados. Según informó el Comisionado Nacional de Seguridad, hasta el pasado domingo, 214 candidatos tenían alguna medida de protección otorgada por autoridades locales o estatales (provinciales), mientras 12 eran custodiados por la Policía Federal.

Apenas el 18 de junio, la Secretaría de Gobernación ofreció brindar seguridad a los candidatos presidenciales aún cuando estos no la hubieran solicitado. Hasta esa fecha, solo el candidato a la presidencia del PRI había solicitado protección al Instituto Nacional Electoral (INE).

Tan solo en el estado de Guerrero, según reportó el diario La Jornada, el pasado mayo casi 200 personas habían renunciado a sus candidaturas a razón de la violencia. Hace solo un par de semanas, once personas que habían sido registradas para sustituir a alguos de aquellos candidatos que renunciaron en mayo para integrar el ayuntamiento de Cutzamala también renunciaron a sus candidaturas. De acuerdo con el diario El Sol de Acapulco ambas renuncias se deben a presiones de la delincuencia organizada.

La violencia y la inseguridad que se vive en gran parte del país son los principales motivos de estas renuncias. Hasta hoy, los estados que reportan más homicidios son Oaxaca, Guerrero, Puebla y Michoacán. En ciertas situaciones hubo partidos políticos que optaron por no registrar candidatos.

La violencia política alcanzó niveles nunca antes vistos

Giancarlo Summa, director del Centro de Información de Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana, reconoció que la violencia política en México está alcanzando niveles nunca antes vistos. Esto durante la presentación de los objetivos del Fondo de Apoyo a la Observación Electoral, un proyecto de observadores ciudadanos administrado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Según datos de la consultora Etellekt, en comparación con el proceso electoral de 2012, el proceso actual está teniendo un dramático incremento de 1,255% de políticos asesinados y un crecimiento de candidatos o precandidatos asesinados que alcanza un 4,500%. De acuerdo con Rubén Salazar, su director, durante el proceso de 2012 solo se reportó el homicidio de un solo candidato.

Actualmente los partidos de oposición son los más afectados, con 75% de las agresiones. Entre estos, los candidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y de Morena, el partido de López Obrador, lideran las listas de agresiones en los estados donde no gobiernan.

Alcaldes y candidatos a alcaldes son los más vulnerables

23 de los 48 candidatos reportados asesinados desde septiembre contendían por una alcaldía. El jueves 21 de junio fue asesinado el alcalde del municipio de Ocampo, en el estado de Michoacán. Toda la policía del municipio fue desarmada y puesta bajo la custodia de las autoridades estatales (provinciales). Un día antes habían sido asesinados dos candidatos a alcaldías en el mismo estado.

Según reporta un estudio publicado por Laura Y. Calderón de la Universidad de San Diego, “los alcaldes han sido asesinados en una mucho más alta tasa -25 veces más grande- que la tasa de homicidio de México para la población general y posiblemente mucho más alta que la de asesinatos de periodistas en México”.

De acuerdo con este estudio, el primer caso conocido ocurrió en 2002. Desde entonces y hasta 2017 fueron asesinados alrededor de 150 alcaldes o aspirantes a este cargo. México cuenta con 2.400 municipios y una media de 10 alcaldes muertos cada año.

El año 2017 cerró con más de 29.000 asesinatos en el país, haciéndolo el año más mortífero desde el inicio de la guerra contra el narcotráfico en 2006. En total durante los dos últimos gobiernos ha habido más de 34.000 desaparecidos y más de 230.000 homicidios.

Estas son las cifras en rojo que el próximo presidente de México tendrá que enfrentar.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.