Saltar al contenido principal

El papa Francisco aceptó la renuncia de los obispos chilenos de Rancagua y Talca

El papa Francisco encabeza una ceremonia para instalar a 14 nuevos cardenales, en la Basílica de San Pedro, Vaticano, el 28 de junio de 2018.
El papa Francisco encabeza una ceremonia para instalar a 14 nuevos cardenales, en la Basílica de San Pedro, Vaticano, el 28 de junio de 2018. Tony Gentile / Reuters

El máximo jerarca de la Iglesia católica aceptó la renuncia de otros dos obispos chilenos para continuar con la renovación que adelanta el Vaticano en el clero ese país, protagonista de escándalos de abusos y encubrimiento.

ANUNCIOS

Los obispos Alejandro Goic y Horacio Valenzuela se unen a la lista de cinco prelados chilenos que han dejado sus cargos por el escándalo de encubrimiento y abusos sexuales a menores que envuelve a la iglesia de ese país suramericano.

En mayo del presente año, el papa Francisco llamó a 34 obispos chilenos al Vaticano y estos presentaron sus renuncias en bloque tras reconocer que habían cometido "graves errores y omisiones".

"Queremos pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa mismo, al pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones", dijeron en su momento los 34 obispos chilenos.

De acuerdo con 'Radio Bío-Bío' de Chile mediante un comunicado de prensa, la Iglesia indicó este 28 de junio que su máxima autoridad aceptó la renuncia entregada “al gobierno de la diócesis de Rancagua, presentada por monseñor Alejandro Goic Karmelic; y al gobierno pastoral de la diócesis de Talca, presentada por monseñor Horacio Valenzuela Abara”.

En reemplazo de los obispos que renunciaron fueron nombrados los sacerdotes Fernando Ramos y Galo Fernández, ambos obispos auxiliares de Santiago que mantendrán esos cargos más las nuevas responsabilidades, confirmó el Vaticano en su comunicado.

“Un administrador apostólico es un obispo o un presbítero nombrado por el Papa para administrar una diócesis que se encuentra en situación de sede vacante, o sea sin su obispo o arzobispo residencial”, señaló el Vaticano.

La aceptación de las renuncias llegan después de la segunda visita del obispo Charles Scicluna y del sacerdote Jordi Bertomeu a Chile para adelantar las investigaciones.

Tras conocer el primer informe de Scicluna y Bertomeu, el papa -que hasta entonces había defendido al obispo Juan Barros, considerado uno de los encubridores del cura Fernando Karadima, condenado en 2011 por abuso- declaró que había sido mal informado, pidió perdón a las víctimas y recibió a algunas de ellas en el Vaticano.

El escándalo, que cada vez tiene más tentáculos y repercusiones, ha dejado profundamente afectada la imagen de la Iglesia católica en el país austral.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.