Saltar al contenido principal

Alboroto en un estanque londinense por acogida de personas transgénero

Anuncios

Londres (AFP)

Un estanque del parque londinense de Hampstead Heath se ha convertido en el último campo de batalla sobre la identidad de género desde que las autoridades permiten a las personas transgénero bañarse en sus aguas.

En plena ola de calor, una decena de mujeres toman el sol, algunas en toples, leen o conversan cerca del estanque, en medio de una calma que contrasta con el barullo de la capital británica. Otras nadan.

Este parque del norte de Londres cuenta con tres zonas de baño de pago: una femenina, una masculina y una mixta.

"Para muchas mujeres que vienen aquí es su mundo, una especie de santuario", declara Ann Haidari, de 51 años, una profesora que acude varias veces por semana, tanto en verano como en invierno. "Aprecio mucho la intimidad de este sitio. (...) Es algo inusual".

La decisión de la City de Londres, encargada de los espacios verdes, de autorizar a los hombres que se sientan mujeres a acceder al estanque y a los vestuarios desconcierta a las asiduas.

- "Incómodo" -

"Este reglamento puede dar lugar a abusos", opina Amy Desir, una madre de familia de 30 años opuesta a la medida porque deja a las mujeres en "una situación vulnerable", sobre todo a las que fueron maltratadas por un hombre o siguen normas religiosas estrictas.

"El ambiente es muy distinto. Este lugar donde las mujeres se sentían libres es ahora un sitio donde se sienten incómodas", asegura. Y pone como ejemplo el día en el que un hombre vino con un bañador "pero claro, como tiene pene, desentonaba".

Clare Stewart, una acupuntora de 58 años, acude regularmente con su hija adolescente y no quiere "ser molestada por hombres predadores".

Otras bañistas discrepan y defienden un lugar "inclusivo" abierto a todos. "No pensará usted que un hombre orgulloso de su virilidad tenga cojones para venir aquí", bromea.

"Quizá se podría crear un espacio separado" para las personas transgénero, sugiere Vicky Joseph, de 64 años.

- Autodeclaración -

Según Amy Desir, la City de Londres, al igual que otras instituciones, adoptó la medida para adelantarse a una reforma de la ley sobre el reconocimiento de género prevista por el gobierno para que el cambio de estado civil sea "menos burocrático e intrusivo".

En julio se lanzará una consulta para evaluar un procedimiento de autodeclaración. Actualmente, se puede obtener un certificado de cambio de sexo incluso sin haberse sometido a cirugía con la condición de haber vivido al menos dos años como persona del sexo deseado y poseer un informe médico que confirme un trastorno de identidad del género.

Al comienzo de 2018, Amy Desir lanzó la campaña #ManFriday, para que mujeres se hicieran pasar por hombres y accedieran a eventos o lugares reservados a ellos con el fin de denunciar lo "absurdo" de la autoidentificación de género.

Algunas nadaron en mayo en el estanque de los hombres (con barbas postizas incluidas en ciertos casos) y, según Amy Desir, la policía las expulsó del lugar. Consultada por la AFP, la City de Londres declinó confirmarlo.

"Al principio los hombres estaban muy enfadados y nos gritaban. Después, cuando entendieron por qué estábamos allí nos apoyaron", cuenta ella.

Bajo la presión de una petición lanzada por Amy Desir y firmada por más de 12.000 personas, el gobierno se ha comprometido a no modificar la ley sobre la igualdad que lucha contra las discriminaciones en lugares como cuartos de baño, vestuarios o albergues.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.