Saltar al contenido principal

"El Bronco", rezagado en encuestas de presidenciales de México pero puntero en chistes

Anuncios

México (AFP)

Jaime Rodríguez, "El Bronco", el ranchero bravucón de los candidatos presidenciales de México, hizo historia en 2015 al ser el primer candidato independiente en convertirse en gobernador, y aunque no tiene ninguna posibilidad de ganar el domingo, su campaña fue un gran entretenimiento durante el proceso electoral.

"Tenemos que mocharle la mano al que robe...", propuso de forma literal en el primer debate presidencial de abril. Con esa frase se convirtió en inspiración de una infinidad de chistes que se volvieron virales en las redes sociales.

Rodríguez, de 60 años, nació en Galeana, Nuevo León, norte de México, en una familia grande y pobre.

Tiene en total 9 hermanos, y con ese hecho consagró otro de sus polémicos comentarios: "Yo fui amamantado por mi madre, tuvo diez hijos y no le pasó nada, sigue estando buenota mi mamá, buenísima", dijo en una declaración en la que buscaba promover la lactancia materna.

- "Me enfrenté con el crimen organizado" -

El ingeniero agrónomo, que siempre se ha rodeado de asesores formados en el sector empresarial, ha sido duramente criticado en Nuevo León por ausentarse de su puesto como gobernador desde diciembre pasado, tan solo a dos años de haber asumido ese cargo, para contender por la presidencia.

El Congreso local le concedió la posibilidad de retomar la gubernatura después de la presidencial del 1 de julio.

En enero de 2017 Jaime Rodríguez era aprobado por uno de cada tres ciudadanos en su estado, cinco puntos menos que el promedio de los 32 gobernadores a nivel nacional, de acuerdo con una encuesta de la firma Consulta Mitofsky.

Una de las cosas que más le reclaman los habitantes de Nuevo León, donde se encuentra Monterrey, polo industrial del país, es el pobre resultado que tuvo para disminuir la violencia. En respuesta, él siempre menciona que ha sido víctima del crimen organizado.

"Me enfrenté con el crimen organizado, me secuestraron a mi hija de 2 años, a mí me intentaron matar dos veces y mi hijo mayor murió a mano de la delincuencia organizada", reza la página electrónica de "El Bronco", quien militó más de 30 años en el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) y viste casi a diario botas, pantalones vaqueros, chaleco y sombrero de cuero.

Estuvo a punto de no aparecer en las boletas electorales. El Instituto Nacional Electoral (INE) descubrió que sólo estaban en regla casi 900.000 firmas de los 2 millones que presentó para obtener su registro como candidato presidencial independiente, pero finalmente el tribunal electoral le permitió presentarse.

- Su caballo y su "vieja" -

Él considera que le habla "claro a la gente". Ha repetido varias veces, por ejemplo, que cree tanto en el matrimonio que se ha casado tres veces y ha tenido seis hijos.

Su última esposa tiene 25 años menos que él. El polémico candidato ha dicho que no le interesa hacer fortuna porque así se asegura de que ningún "otro cabrón" se fije en ella.

Su pasión por los caballos también ha sido un punto distintivo de su personalidad.

Durante mucho tiempo siempre lo acompañó un caballo, "Tornado", lo que le granjeó críticas sobre el despilfarro que eso podría representar para las arcas del gobierno de Nuevo León.

"Mi caballo no me cuesta mucho, mi caballo come zacate, alfalfa (...) come menos que mi vieja; entonces me sale mucho más barato mi caballo que mi vieja", escupió.

En la última encuesta del diario Reforma publicada el miércoles pasado, aparece con el 3% de las preferencias electorales.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.