Saltar al contenido principal

El padre de la bomba atómica en Pakistán, entre héroe nacional y promotor de la proliferación

Anuncios

Islamabad (AFP)

El padre de la bomba atómica en Pakistán, Abdul Qadeer Khan, es un héroe nacional para sus admiradores, pero para sus detractores es un peligroso impulsor de la proliferación nuclear.

A.Q. Khan gana su estatuto de héroe nacional en mayo de 1998 cuando la República islámica de Pakistán se convierte oficialmente en una potencia atómica militar, gracias a ensayos realizados días después de los de la India, su eterna rival.

Pero luego se encontró en medio de una polémica al ser acusado de compartir ilegalmente tecnología con Irán, Corea del Norte y Libia, por lo que fue puesto de facto en residencia vigilada en la capital Islamabad a partir de 2004.

Afectado de cáncer de la próstata en 2006, se recuperó gracias a una operación. Un tribunal pronunció en 2009 el fin de su residencia vigilada, pero siguió sometido a una protección muy estricta y obligado a informar anticipadamente a las autoridades sobre cada uno de sus movimientos.

En 2012 decidió probar suerte en la política y creó un partido llamado Tehreek-e-Tahafuz Pakistan (Movimiento para salvar a Pakistán) con la mira en las elecciones legislativas de 2013, pero fracasó y no logró hacer elegir a ningún candidato, lo que lo llevó a disolver la formación poco después.

- "Forzado" a la disuasión -

Khan nació el 1 de abril de 1936 en la ciudad india de Bhopal, antes de la sangrienta división del Imperio británico de las Indias que dio nacimiento los días 14 y 15 de agosto de 1947 a Pakistán e India.

El joven emigró a Karachi (sur de Pakistán) donde logró un diploma científico antes de continuar estudios de metalurgia en Alemania, y luego una formación científica en Bélgica y Holanda.

En los años 1970 fue contratado en un laboratorio encargado de perfeccionar centrifugadoras utilizadas por la industria nuclear por cuenta del consorcio anglo-germano-holandés Urenco.

De regreso a Pakistán en 1976, fue ascendido a jefe de su programa nuclear civil por el primer ministro Zulfikar Ali Bhutto, gracias especialmente a documentos provenientes de Urenco. La justicia holandesa lo condenó en 1983 por robárselos, pero su pena fue anulada en apelación.

Desde 1978, Pakistán puede producir uranio enriquecido y en 1984 la explosión nuclear ya es posible, aseguraba Khan en 1998. Agregó que su país "nunca quiso hacer el arma atómica, pero que fue forzado" a ello por las necesidades de la disuasión ante India.

En 1981, el principal establecimiento de investigación atómica paquistaní, cerca de Islamabad, fue denominado "Laboratorio de investigación Khan"(KRL) en su honor.

Pero la estrella de Khan comenzó a palidecer en marzo de 2001: bajo la presión de Estados Unidos, el general Pervez Musharraf --en el poder desde su golpe de Estado de octubre de 1999-- lo separó de la dirección del KRL.

Las autoridades paquistaníes abren investigaciones en diciembre de 2003 sobre unos diez científicos y funcionarios del programa nuclear para esclarecer su posible implicación en actividades de proliferación en beneficio de otros países.

Y en febrero de 2004, Khan fue asignado a residencia vigilada tras comprobarse que ejerció un papel central en la transferencia de tecnología nuclear en beneficio de Irán, Libia y Corea del Norte en los años 1990.

"Campeón nacional" de lo nuclear para unos, vulgar "metalúrgico proliferador" para otros, admitió en febrero de 2004 en la televisión que realizó actividades proliferadoras, pero posteriormente se retractó de esas declaraciones. Luego obtuvo el perdón del presidente Musharraf.

El "doctor Khan" sigue siendo popular en Pakistán pese a las controversias.

Escribe regularmente pequeños artículos para el grupo de prensa Jang en los que elogia la educación científica. Muchas escuelas, universidades e instituciones de caridad llevan su nombre.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.