Saltar al contenido principal

Príncipe William llama a la "paz duradera" entre palestinos e israelíes

El Príncipe William de Reino Unido en el Muro de los Lamentos, el lugar de oración más sagrado del judaísmo, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 28 de junio de 2018.
El Príncipe William de Reino Unido en el Muro de los Lamentos, el lugar de oración más sagrado del judaísmo, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 28 de junio de 2018. Abir Sultan / Reuters

El príncipe William visitó el Muro Occidental de Jerusalén y el Monte del Templo, en el último día de su viaje de tres días a Israel y Cisjordania donde hizo un llamado a la paz duradera y estable en la región.

Anuncios

El Duque de Cambridge finalizó su viaje de tres días a Israel y a Territorios Palestinos con una visita al Monte de los Olivos, a la Ciudad Vieja de Jerusalén Este, y a los lugares sagrados de las tres religiones, el cristianismo, el judaísmo y el islam.

William comenzó su ultimo día de visita en el Monte de los Olivos y visitó la Iglesia de Santa María Magdalena, donde está enterrada su bisabuela, la princesa Alicia de Battenberg, reconocida por el Museo del Holocausto por ayudar a salvar a una familia judía en Grecia.

Posteriormente, visitó la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar más sagrado para el islam, donde se encuentra la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al Aqsa, donde le recibieron representantes del Waqf, la institución religiosa jordana que lo administra.

Desde allí se dirigió al Muro de los Lamentos, principal vestigio del Segundo Templo de Jerusalén y el lugar de rezo más sagrado del judaísmo.

Su última parada en la Ciudad Vieja fue en el Santo Sepulcro, donde fue recibido por los líderes religiosos de las iglesias con representatividad en el templo (católica, greco-ortodoxa y armenia), ante una gran expectación de peregrinos y turistas que visitaban el lugar.

Un llamado a la paz duradera

Durante su visita, el príncipe William hizo un llamado para lograr una "paz justa y duradera" en Medio Oriente y dijo a los palestinos que "no han sido olvidados". Así lo afirmó en un breve discurso en el consulado británico, en la parte oriental de Jerusalén.

Precisamente, el consulado británico en Jerusalén, afirmó que la visita no fue política, sino un viaje para conocer y explorar la cultura de los pueblos.

"Esta región tiene una historia trágica y complicada. En el pasado siglo, la gente de Oriente Medio ha sufrido una gran tristeza y pérdida. Nunca ha sido más necesaria la esperanza y la reconciliación", declaró el nieto de Isabel II junto a representantes judíos, cristianos y musulmanes de Jerusalén.

La histórica visita del príncipe es el primer viaje oficial que un miembro de la Casa Real británica realiza oficialmente a la región.

Con EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.