Saltar al contenido principal

Vizcarra cumple 100 días cobijado por precaria tregua con la oposición en Perú

Anuncios

Lima (AFP)

El presidente Martín Vizcarra cumple este domingo 100 días en el poder, en medio de una precaria tregua con el opositor Congreso derechista que permitió a Perú superar sin sobresaltos una transición constitucional tras la renuncia de su antecesor Pedro Pablo Kuczynski.

El reto mayor de quien fuera vicepresidente de Kuczynski hasta el 23 de marzo, será mantener el equilibrio frente al avasallante contrapoder que ejerce el fujimorismo desde el parlamento de cara a sobrevivir hasta el final de su mandato en julio de 2021.

"Son 100 días muy matizados porque Perú ha superado de un modo pacífico y sin sobresaltos una sucesión constitucional inédita, que en otros países de América Latina implicaron mayores desórdenes y sobresaltos", destaca a la AFP el analista político Juan de la Puente.

"Sus primeros 70 días han sido de un aprendizaje rápido y los últimos están marcados por una mayor autonomía y distancia frente al Congreso", detalló.

En ese contexto, tender puentes y buscar consensos asoman como vitales para gobernar sin la pugnaz obstrucción de Fuerza Popular (derecha populista), el partido de Keiko Fujimori que controla el Congreso. El mismo Parlamento que acorraló dos años a Kuczynski hasta su renuncia por un escándalo de conflicto de intereses entre sus empresas y Odebrecht.

La estrategia caló bien en Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien urge de oxígeno para reorganizar su partido y evitar un cisma en medio de la guerra fratricida con su hermano Kenji por el control absoluto del fujimorismo de cara a las elecciones de 2021.

- Una tregua forzada -

La tácita tregua de estos 100 días representa un giro radical respecto al enfrentamiento que marcó a fuego los 600 días de Kuczynski en el poder.

Vizcarra, un ingeniero de centroderecha, gobierna bajo una situación rara veces vista en Perú: no tiene agrupación política y carece de bancada propia en el Congreso.

"La oposición tampoco es tan estridente, hay como un empate de fuerzas. Tengo la impresión que más que una paz no pactada, existe una tregua forzada", enfatiza De la Puente al describir el panorama político de estos días.

La tregua enfrenta algunas turbulencias desde mediados de junio, cuando Vizcarra calificó de "ley mordaza" una norma aprobada por el Congreso que prohíbe al Estado contratar publicidad en medios de comunicación privados.

El pedido del gobierno al Tribunal Constitucional para que anule dicha ley podría ser el punto de inflexión en la relación, aunque aún es temprano para sacar conclusiones sobre el impacto que tendrá esa desaveniencia.

"Estamos ante una tregua de conveniencia", remarcó a la AFP el analista Fernando Tuesta, quien considera que a Keiko Fujimori no le conviene sembrar vientos de discordia porque además necesita ganar las elecciones municipales y de gobernadores de octubre para consolidar a su partido como principal fuerza del país.

"La paradoja es que se cree que Vizcarra tiene el apoyo de Fuerza Popular, que era la oposición obstruccionista a Kuczynski", redondea Tuesta.

"Si Kuczynski era débil, Vizcarra nacía debilitado absolutamente, dependiente del Congreso y encabezando un gobierno con limitaciones", enfatiza.

En el camino Vizcarra perdió ya dos ministros: el de Industria y el de Economía, éste último por diferencias con el jefe de Estado reacio a medidas severas para reducir el déficit fiscal que alcanza el 2,4% del PIB.

En política exterior, conserva un perfil bajo a pesar de que le tocó ser anfitrión de la Cumbre de las Américas en abril.

En relación a Venezuela, mantiene el rechazo al régimen de Nicolás Maduro pero dejó de ser el promotor del grupo de Lima que impulsó Kuczynski para reclamar democracia en ese país.

- Popularidad y economía -

Vizcarra arrancó con un 57% de aprobación en abril, según Ipsos, frente a un 19% que dejó en marzo PPK. Este mes de junio cayó a 37%.

La caída ocurre en un contexto de alzas de impuestos y sensación de estancamiento de una economía boyante en las últimos años.

"Soy optimista, en seis meses la población notará mejoras en general", dijo Vizcarra en mayo en respuesta a protestas sociales en Cusco y Arequipa como reacción al alza de la gasolina y otros productos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.