Saltar al contenido principal

Gane quien gane la elección en México, tendrá un duro rival: el Mundial

Anuncios

México (AFP)

Gane quien gane la elección presidencial en México este domingo, el fútbol, "religión" nacional, puede avivar o aguar la fiesta: pocas horas después de las votaciones, México se verá las caras con Brasil en Rusia-2018 por los octavos de final.

Un día política, el otro fútbol: el domingo, la segunda economía latinoamericana elige presidente en unas elecciones en las que el izquierdista Andrés Manuel López Obrador juega como favorito, muy por delante de los candidatos de los partidos tradicionales. El lunes, el equipo azteca tendrá posiblemente un vibrante encuentro con la Seleçao.

Los mexicanos viven en vilo sus horas más intensas y lo que pase tanto en la cancha de la ciudad rusa de Samara como en las urnas podrían marcar un capítulo inesperado de su historia.

Y de momento, el ánimo está por los cielos: "El humor social está muy positivo por el buen desempeño de la selección mexicana en el Mundial", opinó Aurelio Collado Torres, catedrático y profesor en el Tecnológico de Monterrey.

Para el analista eso se podría traducir incluso "en una mayor participación en favor del principal opositor López Obrador".

- Fútbol o política, ¿qué importa más? -

Cada doce años, el Mundial de fútbol y las elecciones presidenciales mexicanas coinciden, y la pregunta siempre es la misma: "se empalman las elecciones con la Copa del Mundo y cada vez que sucede, surge la discusión sobre la importancia de uno y otro", comentó Félix Fernández Christileb, exportero mexicano y ahora analista y conductor de Univision Deportes.

"Los mexicanos tenemos establecido lo que es banal y lo que es importante... Cada vez la política es menos banal y cada vez el fútbol es más importante", ironizó.

En su tercer intento por alcanzar la presidencia, AMLO, como se conoce a López Obrador, podría finalmente llegar al sillón presidencial y suceder a Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La gran mayoría de las encuestas colocan a López Obrador con más de 20 puntos porcentuales por delante de sus contrincantes: Ricardo Anaya, impulsado por una coalición de derecha e izquierda (formada por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano) y José Antonio Meade, del oficialista PRI, quien aparece tercero.

- "López Obrador es lo más importante"-

Muchos mexicanos contienen el aliento.

Es el caso de Miguel Díaz, un vendedor en una tienda de 52 años, quien desde hace varios lustros sueña con una presidencia de López Obrador, a quien llama "el presidente de los pobres".

Por eso este hombre que se declara fanático del fútbol cree que la probable "victoria de Andrés Manuel es lo más importante que pasará al país".

"El fútbol es un día, la política son seis años", añadió.

Pero no todos piensan lo mismo. "La gente no tiene idea de lo que va a pasar en este país. Creen que un presidente de izquierda puede salvar a México", se lamentó un hombre de 56 años que compraba dólares en una casa de cambio "por lo que se viene".

Aún así, "el mundial es una religión, nada es más importante".

Y los futboleros mexicanos están pendientes si su selección por fin podrá jugar el famoso quinto partido (cuartos de final) tras quedarse en octavos de final en los seis mundiales anteriores.

- Un ojo electoral, el otro futbolero -

Pocas veces la atención de los mexicanos había estado tan reñida. El miércoles, López Obrador celebró ante decenas de miles de espectadores su cierre de campaña con aires de triunfo en el emblemático Estadio Azteca, el más grande de México.

Ese mismo día, el Tri definía su pase a octavos de final. Y la decepción no tardó en llegar en un partido en el que el equipo azteca cayó 3-0 ante Suecia.

México llegaba al partido como líder de su grupo después de sus dos triunfos ante Alemania y Corea del Sur, y solo necesitaba un empate para avanzar en el primer lugar.

En cuestión de segundos, los fanáticos mexicanos terminaron gritando: "¡Corea! ¡Corea!, en distintas celebraciones en el centro de la ciudad. Es que finalmente el equipo azteca consiguió el boleto a la siguiente ronda por la histórica caída de Alemania ante Corea del Sur.

Con ese aire victorioso, López Obrador cerró su campaña: "Vamos a ganar, pero nuestro triunfo debe ser contundente. Será un hecho histórico", lanzó desde un templete ubicado en la portería en la que el astro argentino Maradona metió con la mano su gol (uno de los más famosos de la historia del fútbol), cuando Argentina jugó contra Inglaterra en el mundial de 1986.

El lunes, con ambos sucesos tendremos "un cambio de humor social en términos generales", y "lo preocupante es que si México pierde y López Obrador no es declarado triunfador, entonces vamos a tener muchos problemas en el país", remató Collado Torres.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.