La ultraderechista Liga celebra su reunión anual en el norte de Italia

Anuncios

Roma (AFP)

La ultraderechista Liga celebra este domingo su encuentro anual en Italia con un sabor particular, ya que su líder, Matteo Salvini, no intervendrá este año como un político opositor, sino como el ministro del Interior de un gobierno populista.

"Es mi quinto encuentro de Pontida --una ciudad del norte de Italia-- como secretario, y la Liga que acudirá a la reunión el domingo es un partido que nunca ha estado tan fuerte, tan organizado", se alegró esta semana Salvini, de 45 años.

Se espera que unas 50.000 personas procedentes de toda Italia asistan a esa reunión, un acontecimiento de alto valor simbólico para el movimiento ultraderechista ya que fue en Pontida, cerca de Bérgamo, donde nació supuestamente en 1167 la Liga lombarda, alianza de ciudades del norte contra el emperador Federico I Barbarroja.

Salvini ha aprovechado sus flamantes cargos de viceprimer ministro y titular de Interior para imponer la cuestión migratoria en la agenda europea, tras prohibir el acceso a los puertos italianos a oenegés que rescatan a migrantes en el Mediterráneo.

Una decisión polémica que provocó una crisis diplomática con Francia, que acusó a Italia de "cinismo" e "irresponsabilidad". Salvini respondió recordando que París no había cumplido sus compromisos de acogida de migrantes.

- Ascenso en los sondeos -

Y el ministro del Interior no parece dispuesto a cambiar el tono de su discurso, a pesar de la aparente mejoría de las relaciones entre Francia e Italia en los últimos días, después de que el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se reuniera con el presidente Emmanuel Macron en París y en Roma.

Con su estilo sin matices, Salvini reafirmó el viernes que "las oenegés sólo verían a Italia en postales este verano" y opinó que Macron debería "lavarse la boca porque Italia hizo mucho más que los franceses que siguen rechazando a personas en Ventimiglia", en la frontera franco-italiana.

Una postura que parece dar buenos resultados en los sondeos, incluido uno realizado a mediados de junio por la empresa francesa Ipsos, que indica que una mayoría de los italianos (59%) aprueba las decisiones de Salvini en materia de inmigración.

Esa adhesión a la nueva política migratoria del gobierno se traduce en una subida en los sondeos. La Liga, que quedó en tercer lugar en las legislativas de marzo con el 17% de los sufragios, tiene ahora un 31,2% de intenciones de voto, según un sondeo publicado por el Corriere della Sera, y es por tanto el primer partido de Italia.

Supera incluso a su aliado de la coalición gubernamental, el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S), que encabezó los últimos comicios y tiene cerca del 30% de intenciones de voto.

- "El momento de la Liga" -

"Nunca había pasado que, menos de cuatro meses después de las elecciones, la movilidad electoral fuera tal que permitiera a una fuerza política casi duplicar su resultado, haciéndolo pasar del tercer al primer lugar", escribía el sábado el Corriere della Sera junto a la encuesta.

"Es el momento de la Liga, y su fuerza depende sobre todo de la sólida continuidad de la estrategia de comunicación de Matteo Salvini respecto a la campaña electoral, una estrategia basada en una elección precisa de los temas sensibles (migrantes, responsabilidad de Europa) y también en un discurso agresivo hacia dirigentes políticos, con Macron a la cabeza", analiza el diario.

Pese a que fue el gran vencedor de las legislativas, Luigi Di Maio, el líder del M5S, que también es vice primer ministro y ocupa la cartera de Trabajo, quedó eclipsado por su aliado de la Liga, ya que las cuestiones sociales defendidas por su partido apenas se abordaron en las últimas semanas.

Salvini, que dirige la Liga desde 2013, supo convertir un partido secesionista al borde del abismo, con un 4% de los votos, en una formación nacionalista triunfante.

Para ello dejó a un lado su discurso despectivo hacia los italianos del sur, a los que había acusado en 2009 de oler mal. Este domingo, en Pontida, habrá cientos de partidarios de la Liga procedentes de regiones meridionales como Campania, Calabria o Sicilia.