Saltar al contenido principal

Británicos que hallaron a niños tailandeses son expertos en rescates difíciles

Anuncios

Londres (AFP)

Dos de los tres buzos voluntarios británicos que ayudaron a encontrar a un equipo de fútbol de niños atrapado en un complejo de cuevas de Tailandia tienen un historial de rescates difíciles en todo el mundo.

Rick Stanton y John Volanthen, que trabajan como bombero e ingeniero informático respectivamente, recorrieron un largo y sinuoso camino a través de cavernas inundadas para encontrar a los 12 niños y su entrenador, nueve días después de que desaparecieran.

"Los buzos británicos Rick y John estuvieron en la punta de lanza" del grupo de búsqueda, dijo Bill Whitehouse, del Consejo de rescate de cuevas británicas, una asociación de equipos de rescate del país.

"Lograron bucear en la última sección y entrar en la cámara donde los desaparecidos estaban en una cornisa sobre el agua", añadió.

Whitehouse, que ha hablado brevemente con el equipo, que incluía a un tercer británico, Robert Harper, así como otros expertos internacionales y tailandeses, describió las dificultades de la búsqueda.

"Buceaban aguas arriba en el sistema [de cuevas], por lo que tuvieron que nadar contracorriente o agarrándose a las paredes", explicó a la BBC.

"Me parece que la sección de buceo real fue de aproximadamente 1,5 km, la mitad de ellos completamente inundados", dijo, añadiendo que el tiempo de inmersión fue de unas tres horas.

Stanton, un bombero de Coventry en el centro de Inglaterra, y Volanthen, un ingeniero informático de Bristol, en el suroeste del país, no son novatos en inmersiones difíciles.

Stanton, que está en la cincuentena, explicó a un periódico local en 2012 que su mayor logro había sido rescatar a seis soldados británicos atrapados en cuevas en México.

Él y Volanthen también ayudaron en 2010 a encontrar a Eric Establie, un experimentado espeolólogo francés que quedó atrapado bajo tierra en la región de Ardèche, en el sur de Francia.

Lamentablemente, Establie murió.

"Todas las misiones de rescate en cuevas son bastante impactantes, pero la más desafiante fue la de Francia", dijo Stanton en la entrevista, con ocasión de ser condecorado por la reina Isabel II.

"Yo y otro buceador estuvimos allí durante 10 días y fue muy estresante todo el tiempo. Fue una inmersión muy peligrosa y una cueva muy peligrosa", añadió.

En aquel entonces insistió en que el buceo en cuevas era sólo una afición que comenzó a los 18 años, después de ver un documental en la televisión.

En Tailandia, el equipo ha evitado a los medios de comunicación, con Volanthen diciendo sólo a los periodistas "tenemos un trabajo que hacer" cuando llegó al sitio.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.