Los jordanos ansían recuperar la bonanza del "zoco sirio"

Anuncios

Ramtha (Jordania) (AFP)

En el zoco de la ciudad jordana de Ramtha, muchos esperan que el avance del régimen sirio cerca de la frontera contribuya a devolverles la prosperidad perdida con la guerra en el país vecino.

Antes del estallido de la guerra en Siria en 2011, este zoco, rodeado de barrios residenciales, estaba lleno de mercancía siria. Ahora, frente a él, las columnas de humo se elevan de la provincia siria de Deraa por una ofensiva del régimen para expulsar a los insurgentes.

El cierre total de la frontera en 2015 asestó un golpe a la economía jordana. Los intercambios comerciales entre los dos países por vía terrestre sumaron 615 millones de dólares en 2010.

A nivel comercial, el reino depende sobre todo de sus operaciones con Siria, su vecino del norte, y con Irak, al este, con el que actualmente los intercambios son casi inexistentes debido a la inseguridad.

Antes del cierre de la frontera, las exportaciones jordanas a Líbano, Turquía y Europa pasaban por Siria y las importaciones también.

Además, la región fronteriza gozaba de una fuerte actividad turística y muchos de sus habitantes tienen familiares o amigos del otro lado de la frontera.

Muchos jordanos visitaban Ramtha para comprar productos sirios, de calidad y más baratos. Algunos incluso hacían ida y vuelta entre Amán y Damasco (170 km) en un día para ir de compras.

"Los días de prosperidad volverán", afirma optimista el cincuentón Nasr Makhadmeh, sentado en una silla delante de su tienda del "zoco sirio".

"Al principio nos compadecimos de los sirios que aspiraban a la libertad pero después resultó ser un juego internacional que destruyó Siria, Jordania y todo Oriente Medio", añadió.

"Queremos que el ejército sirio recupere completamente Deraa" y entonces la frontera se reabrirá y "los mercados volverán a estar llenos", dice esperanzado.

Entre tanto, los productos chinos han sustituido a los sirios en la decena de comercios abiertos en el zoco de Ramtha (norte).

- "Todos se beneficiarán" -

Para Aser, un panadero de 32 años que amasa con su yerno sirio originario de Deraa, "el zoco está muerto". "Antes era un hervidero de gente pero con el cierre de la frontera la situación ha cambiado completamente".

Su yerno asiente. "Los clientes venían al zoco de todas las regiones de Jordania; había tanta gente que no había sitio para aparcar", recuerda Abu Nael.

"Todo el mundo se beneficiará de la reapertura de la frontera. Desde el taxista hasta el propietario de una tienda, pasando por las aduanas", añade.

Según el presidente de la cámara de comercio de Ramtha, Abdelsalam Ziabat, "cientos de millones de dólares entraban en las arcas del Estado" jordano cada año antes de la guerra en Siria.

"Más de 4.000 tiendas (de Ramtha) dependían de la mercancía siria. Y más de 2.000 familias -dice- vivían de los ingresos de los alrededor de 2.000 taxis o vehículos que transportaban mercancías".

Él está convencido de que si "el Estado sirio recupera la frontera y los pasos fronterizos" la economía en Ramtha y en Jordania en general se reactivará.

- La carga de los refugiados -

Pese a haber pedido en algunos momentos la renuncia del presidente sirio Bashar al Asad y apoyado y entrenado a algunos grupos rebeldes, el rey Abdalá II de Jordania siempre ha abogado por una solución política.

"Es seguro al 100% que Jordania prefiere que el ejército sirio recupere el control de las fronteras y de los pasos fronterizos para su reapertura", afirma Oreib Rintaui, director del centro de estudios políticos Al Quds en Ammán.

Para Ahmad Awad, director del centro jordano Phenix para las investigaciones económicas, "una de las principales causas de la crisis económica en Jordania es el cierre de las fronteras con Siria".

Este cierre agravó las dificultades económicas del reino, asfixiado por una deuda considerable (más de 90% de su PIB) y muy dependiente de las ayudas extranjeras.