Dos récords del mundo podrían caer en la Liga Diamante de Lausana

Anuncios

Lausana (Suiza) (AFP)

El catarí Abderrahman Samba (400 metros vallas) y la rusa Mariya Lasitskene (altura) llegan en un gran estado de forma para desafiar este jueves en Lausana, durante la 8ª cita de la Liga de Diamante de atletismo, dos récords del mundo firmados hace varias décadas.

Hace cuatro días en París, Samba se quedó a 20 centésimas de la marca planetaria (46.78) del americano Young, que se remonta a los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.

Más antiguo es todavía el récord (2,09 metros) de la altura femenina, establecido por la búlgara Stefka Kostadinova en los Mundiales de Roma, en 1987. Invicta durante los últimos 44 concursos, Lasitskene estuvo cerca de superar los 2,08 en la capital francesa.

Sin embargo, el tiempo se anuncia fresco en el estadio de La Ponteise, y eso frena las ambiciones de Samba, quien sueña con batir el récord en los Mundiales 2019, en su casa de Doha.

Pero Samba, nacido en Catar aunque de padre mauritano, no cierra la puerta a una segunda explosión en menos de una semana. "Cometí dos errores en el inicio de la carrera (en París), voy a intentar corregirlos. También pisoteé un poco antes de la 8ª valla, estos son elementos que trabajo y que quiero mejorar para las próximas carreras", señaló.

De las vallas bajas a las vallas altas, la idea de récord, en este caso continental, está en el ambiente con el ruso Sergey Shubenkov en los 110 metros.

"Cuando está tan cerca, casi puedes tocarlo. Se ha convertido en un verdadero objetivo", explica el siberiano, autor de un récord personal de 12 segundos y 92 centésimas este lunes en Hungría, a solo 1 centésima de la referencia europea rubricada por el británico Colin Jackson hace un cuarto de siglo.

Ejemplo de técnica, Shubenkov correrá al lado del jamaicano Omar McLeod, vigente campeón olímpico y del mundo, y del estadounidense Aries Merrit, poseedor del récord del mundo (12.80).

- Pichardo busca los 18 metros -

Con 20 campeones olímpicos o del mundo, esta reunión ofrece lo mejor del primer deporte olímpico. La participación es de lujo en varias disciplinas. Especialmente en el triple salto masculino, con el cubano Pedro Pablo Pichardo y el estadounidense Christian Taylor persiguiendo el primer registro de la temporada por encima de los 18 metros, y en los 100 metros femeninos.

En la recta, la jamaicana Elaine Thompson, doble campeona olímpica (100 y 200 metros) en Rio, se mide a las marfileñas Marie-José Ta Lou y Murielle Ahouré, y a la holandesa Daphné Schippers.

Por su parte, el campeón del mundo de altura Mutaz Essaz Barshim se declaró baja por lesión (tobillo). El catarí se quedó a poco el lunes durante el Memorial Istvan Gyulai, en Szekesfehervar, de batir el récord del mundo del cubano Javier Sotomayor (2,46).