Saltar al contenido principal

La presidenta de la Corte Suprema de Polonia desafía al gobierno

Anuncios

Varsovia (AFP)

Aclamada por un muchedumbre de simpatizantes, la presidenta de la Corte Suprema polaca, Malgorzata Gersdorf, llegó el miércoles a su oficina, confirmando su rechazo a jubilarse y a aceptar una controvertida reforma del gobierno polaco, también criticada por Bruselas.

"Yo no me meto en política. Quiero defender el Estado de Derecho y señalar el límite entre la Constitución y la violación de la Constitución" dijo Gersdorf a la multitud congregada ante la sede de la Corte Suprema. "Espero que el orden legal será restablecido en Polonia".

La magistrada fue aplaudida por los manifestantes, entre 3.000 y 4.000 personas según la AFP, que corearon consignas como "¡Constitución!" o "¡Tribunales libres!".

Con ello expresaban su apoyo a Gersdorf y a los otros 26 jueces obligados a dejar su cargo tras rebajarse la edad de jubilación de 70 a 65 años, medida inscrita en la reforma de los conservadores del partido mayoritario en Polonia, Ley y Justicia (PiS).

- Una Corte, dos presidentes -

La situación de la Corte Suprema es confusa: el jefe de Estado Andrzej Duda informó el martes por la tarde a Gersdorf que ya pasaba a jubilarse al haber llegado a los 65 años y que era reemplazada temporalmente por otro juez de la Corte, Jozef Iwulski.

Pero Gersdorf anunció que ella misma designaba a este mismo juez como reemplazante "durante mi ausencia", reafirmando así su intención de conservar el cargo.

El diario independiente Dziennik Gazeta Prawna comentó la situación titulando el miércoles sobre "una Corte Suprema con dos presidentes".

El periódico Gazeta Wyborcza, cercano a la oposición, prefirió en cambio denunciar "una violación en la Corte Suprema".

El conflicto entre la mayoría de los jueces de la Corte Suprema y el poder político se inscribe en un marco más amplio que enfrenta a Varsovia con la Comisión Europea, sobre las reformas judiciales realizadas en nombre de una mayor eficacia de la justicia.

Estas reformas son percibidas por sus adversarios como atentatorias contra la separación de poderes y en beneficio del poder político.

El proyecto es criticado por la Comisión Europea, que lanzó el lunes un nuevo procedimiento de infracción contra Polonia para "proteger la independencia de la Corte Suprema" polaca.

Esta es la primera etapa de un proceso que podría llegar hasta la Corte de Justicia de la UE (CJUE) y que prevé eventuales sanciones financieras.

El Parlamento Europeo abordó este miércoles el asunto.

El primer ministro polaco defendió ante la Eurocámara el "derecho" de su país a "construir su sistema judicial según sus propias tradiciones"

"Unidad en la diversidad. Esta divisa de nuestra UE no es un lema vacío", declaró Mateusz Morawiecki ante los eurodiputados en Estrasburgo (noreste de Francia), quien invocó la necesidad de respetar las "identidades nacionales".

"Todos los países de la UE tienen el derecho de construir su sistema judicial según sus propias tradiciones", agregó.

El vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, replicó que "cuando hay ataques contra el Estado de Derecho, no podemos ignorar simplemente estos hechos diciendo que se tratan de cuestiones nacionales".

Dombrovskis, quien dijo que el ejecutivo comunitario continuaba abierto al diálogo, subrayó especialmente su oposición "a que se reemplace al 40% de los jueces del Tribunal Supremo", en virtud de la nueva ley.

El martes por la noche, en Varsovia, entre 4.000 y 5.000 personas ya se habían congregado ante la sede de la Corte Suprema para apoyar a su presidente.

Gersdorf acudió al lugar para agradecerles, y reafirmó que permanecería en el cargo "hasta 2020", de conformidad con su mandato de seis años inscrito en la Constitución.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.