Saltar al contenido principal

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá de emergencia por la grave situación al sur de Siria

Una niña internamente desplazada de la provincia de Deraa lleva un juguete de peluche y sostiene la mano de un niño cerca de los Altos del Golán ocupados por Israel en Quneitra, Siria. 29 de junio de 2018.
Una niña internamente desplazada de la provincia de Deraa lleva un juguete de peluche y sostiene la mano de un niño cerca de los Altos del Golán ocupados por Israel en Quneitra, Siria. 29 de junio de 2018. Alaa Al-Faqir / Reuters

La ofensiva del gobierno de Assad en Daraa al suroeste de Siria, acompañado por los bombardeos rusos, ha dejado por lo menos 270.000 personas desplazadas.

ANUNCIOS

Es uno de los desplazamientos masivos más grande y rápido de la larga guerra en Siria, causado por una cruenta ofensiva del gobierno de Assad y sus aliados rusos. En dos semanas las fuerzas del gubernamentales han avanzado sobre el territorio insurgente.

La llegada de miles de sirios desarraigados a la frontera en Jordania ha creado una pesadilla humanitaria en la zona limítrofe. Las autoridades jordanas extremaron los controles y cerraron la frontera.

ACNUR: "Los desplazados al sur de Siria llegan a las 270.000 personas"

La oficina de derechos humanos de la ONU pidió abrir la frontera a las miles de personas que huyen del conflicto. "Nuestra última actualización muestra que los desplazados al sur de Siria llegan a las 270.000 personas" dijo Mohammad Hawari vocero de ACNUR.

El consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el jueves de forma extraordinaria, a petición de Suecia y Kuwait, para tratar la situación que ha provocado el éxodo de miles de personas al sur del país en guerra. Durante esta reunión se hará un reporte para los 15 miembros de Consejo de Seguridad sobre la situación humanitaria.

La misión sueca dijo que el agravamiento de la situación refleja "un nuevo fracaso de las partes en conflicto para proteger a los civiles y la infraestructura civil". Pidió que un convoy humanitario de la ONU, bloqueado en la frontera, pudiera entregar su ayuda humanitaria.

Jordania, por su parte, espera que se retomen las negociaciones para aliviar la situación humanitaria. Esta semana las autoridades jordanas mediaron a través del gobierno ruso para lograr un cese al fuego al sur de Siria.

Pero el gobierno de Bashar Al Assad, apoyado por Rusia, presiona por una campaña militar que sirva para recuperar el sur del país árabe.

Las negociaciones entre rebeldes y Gobierno no avanzan

Mientras la ofensiva avanza, las negociaciones no lo hacen al mismo ritmo. Los diálogos sufrieron la fractura de los representantes de la oposición en la mesa de negociación. Algunos líderes manifestaron que quieren seguir en la lucha y acusaron a sus aliados de traición por buscar acuerdos separados con el ejército ruso.

Algunos rebeldes aseguran que varias ciudades han llegado a acuerdos propios de rendición, lo que ha permitido a la policía militar rusa entrar y patrullar sus ciudades.

En uno de los bastiones rebeldes de Busra al Shamm un comandante militar negociador rompió filas con su ejército y entregó las armas antes del acuerdo. Pero muchos sirios que se levantaron contra el Gobierno del presidente Bashar Al-Assad encontrarán difícil aceptar la autoridad del estado después de años de guerra que han dejado miles de muertos y millones de personas desplazadas.

Mientras la negociación se define, el vocero de ACNUR Andre Maheci dijo que por lo menos 40.000 sirios están hacinados frente a la frontera de Jordania, un país que ya tiene por lo menos a 650.000 refugiados de la guerra Siria.

Con Reuters, AFP y AP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.