Europa

Polonia: La presidenta del Tribunal Supremo rechaza su "aislamiento forzado"

La presidenta de la Corte Suprema, Malgorzata Gersdorf, habla con los medios en el edificio de la Corte Suprema, en Varsovia, Polonia , el 4 de julio de 2018.
La presidenta de la Corte Suprema, Malgorzata Gersdorf, habla con los medios en el edificio de la Corte Suprema, en Varsovia, Polonia , el 4 de julio de 2018. Slawomir Kaminski / Agencja Gazeta / Reuters

El Gobierno polaco sigue adelante con su reforma judicial a pesar de la oposición de la presidenta del Tribunal Supremo, de las protestas ciudadanas y de las críticas de la Unión Europea.

Anuncios

Bajo el lema "en defensa de la legalidad constitucional", miles de manifestantes salieron a las calles de Polonia para manifestar su rechazo la reforma judicial del Gobierno y se concentraron frente a la sede del Tribunal Supremo, en Varsovia.

Malgorzata Gersdorf, presidenta del máximo Tribunal y expulsada de su cargo por la nueva ley, desafió al Ejecutivo presentándose en su puesto de trabajo.

"He venido para defender la legalidad", dijo a su llegada al edificio, rodeada por cientos de personas que la felicitaban por su entereza ante la polémica reforma.

Poco después el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, defendía ante la Eurocámara el derecho de cada país a configurar su sistema judicial "según sus tradiciones", después de que la Uinón Europea abriera un procedimiento de infracción a Polonia por la reforma del Tribunal Supremo.

"Todo país de la Unión Europea tiene derecho de establecer su sistema judicial de acuerdo con sus tradiciones", recalcó Morawiecki en una comparecencia ante el pleno del Parlamento Europeo, al que fue invitado.

Morawiecki afirmó que la estructura judicial de Polonia no ha cambiado desde el comunismo, y recordó que algunos de los principales jueces polacos se mantienen en su puesto desde el citado régimen, lo que exige una profunda reforma para "eliminar definitivamente al comunismo de las instituciones polacas".

La controvertida reforma judicial de Polonia

La nueva ley del Gobierno polaco sobre el Tribunal Supremo rebaja la edad de jubilación de los jueces de 70 a 65 años, lo que obligaría a retirarse a 27 de los 72 que componen este órgano, incluida Gersdorf.

La ley establece que los jueces que deseen continuar en el cargo deberán expresarle su voluntad de hacerlo al presidente polaco, Andrezj Duda, vinculado al partido gobernante, quien podría renovarles su mandato por tres años más.

Por su parte el juez Józef Iwulski, quien ayer se señalaba como posible candidato a reemplazar a Gersdorf, afirmó que no es el sucesor de la presidenta del Tribunal Supremo, sino "sólo su sustituto mientras ésta esté ausente".

La Comisión Europea también se opone a esta reforma, que considera un ataque a la división de poderes y al estado de Derecho, lo que ha llevado a abrir un nuevo procedimiento de infracción contra Polonia para proteger la independencia de su Tribunal Supremo.

Bruselas ya activó meses atrás el artículo 7 del Tratado Europeo contra Polonia, al entender que sus reformas, entre ellas esta de la Justicia, menoscaban los valores europeos y la democracia, lo que podría llevar a Polonia a perder su derecho de voto en la Unión Europea.

Con EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24