Economía

Guerra comercial entre EE. UU. y China por impuestos de aranceles

Los frijoles fabricados por una empresa de EE. UU. son exhibidos en un supermercado internacional Jenny Lou's en Beijing, China, el 29 de junio de 2018 (Imagen de archivo).
Los frijoles fabricados por una empresa de EE. UU. son exhibidos en un supermercado internacional Jenny Lou's en Beijing, China, el 29 de junio de 2018 (Imagen de archivo). Reuters / Jason Lee

Tras la entrada en vigor de los aranceles comerciales a productos chinos importados por EE. UU. por valor de 34.000 millones de dólares, China respondió con unas medidas de similar cuantía.

Anuncios

A la medianoche de Washington DC y el mediodía de Beijing del viernes 6 de julio, entraron en vigor los aranceles del 25% a bienes importados de China, principalmente del sector tecnológico e industrial.

La respuesta china fue inmediata. El ministerio de Asuntos Exteriores del gigante asiático, Lu Kang, confirmó en rueda de prensa que "después de que Estados Unidos activara sus medidas arancelarias contra China, las medidas de China contra EE.UU. se activaron inmediatamente".

Así se cumplieron las palabras del Gobierno chino, que ante estas medidas drásticas de la administración Trump había señalado que no dispararía "la primera bala" en la que han calificado como "la mayor guerra comercial de la historia" entre las dos mayores potencias económicas del mundo.

Aunque Li no confirmó cuál sería la respuesta de China, un comunicado publicado por la agencia oficial Xinhua confirmó que estas tendrían el mismo tamaño que las de EE. UU. De hecho, el anuncio incluyó la medida de imponer aranceles del 25% a 545 productos estadounidenses por valor de 34.000 millones de dólares, la mayoría de ellos agrícolas (sobre todo soya) y productos de consumo como automóviles o whisky.

El primer ministro chino, Li Keqiang, que participará en la séptima reunión de jefes de Gobierno de China y 16 países de Europa central y oriental (16+1) que se celebra en Sofía, Bulgaria, señaló que su país "nunca hubiese iniciado una guerra comercial con nadie" porque "no es una solución razonable", pero que ante tales medidas tuvieron que tomar medidas para defender sus intereses.

No obstante, el Gobierno chino recalcó hoy que "no queremos ver una escalada de las fricciones comerciales", y anunció que se pondrá en contacto inmediatamente con la Organización Mundial de Comercio (OMC) y otros países para "proteger conjuntamente el libre comercio y el sistema multilateral".

El ajedrez de la guerra comercial entre los gigantes EE. UU. y China

El objetivo de China pasa por "posicionarse como la campeona del sistema internacional que se rige por las reglas (de la OMC) y de la globalización económica", dijo a EFE Louis Kuijs, de la consultora Oxford Economics, mientras que EE.UU. se retrata a sí mismo como un iniciador de la guerra comercial en varios frentes.

"Esto tiene mucho significado y es muy importante de cara al futuro", destaca Kuijs, que resalta además que no es causalidad que China aprovechara su comunicado matutino para recordar que seguirá abriendo su economía, que protegerá los derechos de propiedad industrial y mejorará las condiciones para las firmas extranjeras.

Los expertos también dicen que una de las razones subyacentes a esta batalla comercial es la disputa entre China y EE. UU. por saber quién liderará la revolución tecnológica. Por eso Trump quiere atacar de alguna manera el crecimiento del gigante asiático.

Mark Tinker, responsable de la división de renta variable Framlington de AXA IM en Asia, dijo a EFE que la administración Trump está "invocando leyes de emergencia para limitar la inversión de China en compañías estadounidenses involucradas en las llamadas industrias del futuro" como la tecnología aeroespacial, la inteligencia artificial, robótica y dispositivos médicos, entre otros.

La aprobación de medidas por parte de China podría llevar a EE.UU. a cumplir con sus amenazas de imponer una nueva remesa de aranceles a productos procedentes del país asiático cuyo valor total podría ascender a los 500.000 millones de dólares.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24