Saltar al contenido principal

Los hinchas uruguayos aplauden a su equipo pese a la despedida del Mundial

Anuncios

Montevideo (AFP)

Uruguay cayó 2-0 ante Francia este viernes y quedó eliminado del Mundial de Rusia 2018. A pesar de la tristeza, en este país tan futbolero, los hinchas aplaudieron a una selección que dejó todo en la cancha.

Los dos goles franceses hundieron en la tristeza a Uruguay, pero los aplausos no cesan para un combinado que logró una fuerte identificación con los hinchas.

Con frases y hashtags como "Más Uruguayo Que Nunca" o #VamosUruguay y #Locuraceleste, los hinchas manifestaban su apoyo a una selección que desde hace varios años viene recuperando posiciones para un fútbol cargado de historia.

- El antes -

"Si Uruguay sale campeón, me tomo 15 días para festejar. Y me tatúo a (el DT Oscar) Tabárez con la fecha del campeonato del mundo en el brazo. Es un genio. Él habla de valores, de respeto", dijo a la AFP antes del partido Marcos Hortiguera, un taxista que tiene su auto embanderado de celeste y blanco.

Hortiguera, de 43 años y con ocho hijos, dice que el fútbol fue su vida durante mucho tiempo: "Yo no tenía mucho. Cuando era chico acceder a las cosas era difícil. Jugaba descalzo. Pero en ese rato en el que yo jugaba en la cancha, éramos todos iguales".

Confiesa que se emociona hasta las lágrimas con los partidos y el rendimiento de la celeste en Rusia: "Terminé el partido (de octavos de final) con Portugal llorando".

Al igual que él, muchos conductores tienen sus vehículos 'ataviados' para la ocasión: camiones con banderas delante, autos con espejos 'enguantados' con los colores de la bandera celeste y blanca.

Por las calles de Montevideo, durante todo el campeonato, circularon niños, jóvenes y adultos con las caras pintadas, las camisetas de Luis Suárez, Edinson Cavani -que no jugó este viernes por lesión-, o el capitán Diego Godín.

En este país que fue el primer campeón del Mundo en 1930 en el mítico estadio Centenario de Montevideo, y en 1950 en el célebre 'Maracanazo' contra Brasil en Rio de Janeiro, y dos veces campeón olímpico en 1924 y 1928 -cuando el Mundial todavía no existía-, el fútbol es casi una religión y se vive con una pasión difícil de explicar.

El DT celeste lo expresó el jueves en rueda de prensa: el fútbol infantil mueve 300.000 personas cada fin de semana en un país de 3,5 millones de habitantes, y se convierte en el principal espectáculo de sábado y domingo.

- Como si fuera una misa -

Y como si fuera una misa, en la explanada de la municipalidad de Montevideo, como en cada partido de los celestes, miles de personas se dieron cita este viernes para ver el choque contra Francia, en una jornada fría pero soleada del invierno austral.

Con banderas al cuello, bufandas celestes, gorros color sol y la tensión a flor de piel, los hinchas palpitaron desde que la pelota movió, se tomaron la cabeza cada vez que Kylian Mbappé la tocó, o cuando Antoine Griezmann, compañero de Godín y José María Giménez en el Atlético de Madrid hizo de las suyas.

Los 'Oooh' subieron al cielo cuando el goleador del Barcelona y máximo anotador de la selección 'charrúa', Luis Suárez, la tocó, o cuando el juvenil Rodrigo Bentancur subió para ayudar en un ataque que trataba de sentir la ausencia de Cavani.

Antes del partido, en el Liceo Francés Jules Supervielle de Montevideo, donde alumnos se ambas nacionalidades vieron juntos el juego, se produjo un simbólico 'intercambio de camisetas' entre un estudiante uruguayo y uno francés.

- El después -

El gol del francés Raphael Varane al minuto 40 cayó como un balde de agua fría y Montevideo se sumió en el silencio. Pero los celestes mostraron por qué son el equipo de la 'garra' charrúa, y a los 43 Martín Cáceres la puso en la línea y una espectacular atajada de Hugo Lloris silenció el grito de gol.

El remate de Griezmann a los 61 que puso el 2-0 terminó con el sueño uruguayo y sumió a Uruguay en la tristeza por el resultado aunque, seguramente, seguirá el idilio con una selección que recuperó posiciones en el fútbol mundial.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.