Guerra en Siria

Siria: un alto al fuego que deja vislumbrar el retorno de civiles

Un niño sirio desplazado de la provincia de Deraa, tras huir de los bombardeos de las fuerzas progubernamentales, en un campamento improvisado en la zona fronteriza con Jordania, cerca de la ciudad de Nasib, en el sur de Siria. 2 de julio de 2018.
Un niño sirio desplazado de la provincia de Deraa, tras huir de los bombardeos de las fuerzas progubernamentales, en un campamento improvisado en la zona fronteriza con Jordania, cerca de la ciudad de Nasib, en el sur de Siria. 2 de julio de 2018. Mohamad Abazeed / AFP

Deraa, en el suroeste del país, vive sus primeras horas de relativa calma tras la ofensiva de las tropas de Al-Assad lanzada hace dos semanas. Rusia arbitró un acuerdo entre Gobierno y rebeldes sirios que podría permitir el retorno de los refugiados.

Anuncios

Cada vez más asediados por sus enemigos, los rebeldes sirios aceptaron los términos del acuerdo que fomentó Moscú. Deberán despejar la frontera con Jordania, dejar las armas o irse de la región. Por su parte, Bashar al-Assad retoma a grandes pasos el control del territorio nacional.

Tras más de quince días de intensos bombardeos, Rusia y el Gobierno sirio ganaron una batalla más. El objetivo principal era el control de la ciudad de Deraa y de la zona fronteriza con Jordania que bordea a la provincia homónima. Los principales grupos rebeldes se comprometieron ante sus adversarios a abandonar estos puestos claves y dejar que Damasco retome el control.

Tanques, vehículos llenos de soldados sirios y blindados de la policía militar rusa tomaron las posiciones rebeldes que durante tres años habían estado apartadas del control de al-Assad. El cese al fuego prevé una dejación de armas de las fuerzas o un traslado hacia el norte. Los que "rechazan este acuerdo", válido para esta región sureña, "se irán a Idlib (región todavía ‘rebelde’ en el noroeste del país) con sus familias", precisó la agencia oficialista Sana.

Esta nueva coyuntura insufla una esperanza para las 325.000 personas que huyeron recientemente de la zona hacia la frontera jordana con el fin de encontrar refugio, según lo contabilizó la Organización de las Naciones Unidas. Frente a la negativa de las autoridades de ese país para reabrir la frontera, cerrada en 2016, se instalaron en campos improvisados. Una ilustración de la peor crisis que haya conocido esta región desde el inicio de la guerra en Siria.

Fruto de esta última tregua, unos 28.000 civiles habrían retornado a sus hogares desde el pasado viernes, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Una cifra relativamente baja en comparación al importante flujo de personas que huyeron de los combates. Un retorno que podría también verse frenado debido a la desconfianza hacia el oficialismo.

"Tan pronto estemos seguros de que haya de verdad un cese el fuego, y con la certeza que nadie nos perseguirá, entonces podremos regresar a nuestros hogares", dijo a la agencia AFP Oussama al-Homsi, de 26 años, instalado junto a su familia en un campo de las cercanías de Deraa.

El régimen recupera fuerza pero sigue lejos de un control integral de su territorio

La reconquista total de esta provincia no es tampoco un hecho para el Gobierno sirio y sus aliados. En el sur, persisten células yihadistas afiliadas al autodenominado Estado Islámico que podrían desempeñar una fuerte resistencia pese a su escaso número de combatientes.

En la región vecina de Quneitra, otra tarea delicada le espera a Bashar Al-Assad. Ocupada parcialmente por Israel, esta provincia podría exacerbar tensiones. "La toma de Quneitra será complicada, el Gobierno tendrá que averiguar cómo progresar sin agitar a los israelíes y desencadenar una acción militar destructora" por parte del Estado hebreo, advirtió a AFP Sam Heller, experto del International Crisis Group (ICG). Según el ICG, Israel empezó a financiar a algunos grupos armados en esta zona con el fin de constituir una "zona protectora en su frontera".

Este cese al fuego le sigue a varios otros acuerdos de Damasco con rebeldes sirios en distintas zonas del país, y que han permitido a las fuerzas sirias retomar el control del 60% del país.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24