Posesión Erdogan

Recep Tayyip Erdogan es investido como presidente con plenos poderes ejecutivos

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan anuncia el nuevo gabinete después de tomar el juramento como el primer presidente bajo el nuevo sistema de gobierno en Ankara, el 9 de julio de 2018.
El presidente turco Recep Tayyip Erdogan anuncia el nuevo gabinete después de tomar el juramento como el primer presidente bajo el nuevo sistema de gobierno en Ankara, el 9 de julio de 2018. Adem Altan / AFP

Bajo un nuevo sistema con amplios poderes ejecutivos, el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan asumió el inicio de su nuevo mandato. Donde algunos ven falta de contrapeso y poder concentrado, él ve varias oportunidades para avanzar.

Anuncios

Turquía vivió este lunes 9 de julio una jornada histórica. El país dejó atrás el sistema parlamentario en el que fue fundada la república en 1923 para iniciar un nuevo periodo de Presidencia ejecutiva basado en una autoridad unipersonal.

El Presidente Recep Tayyip Erdogan, elegido en los pasados comicios del 24 de junio, juró su cargo en la Asamblea Nacional frente al resto de los partidos que ocupan la Cámara y después fue trasladado hasta el complejo presidencial en un coche cubierto de flores. “Con el nuevo sistema de Gobierno nos dirigimos a un tipo de sistema que va más allá de nuestros casi 150 años de democracia y que hemos experimentado en los 95 años de nuestra República”, dijo el mandatario durante su discurso.

A la ceremonia de transición acudieron los jefes de 22 países, como el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, así como decenas de ministros y políticos de Libia, Irak, Palestina, Alemania, Italia, Grecia, o Azerbayán, Gambia o Bielorrusia. La celebración tuvo lugar en los jardines del palacio presidencial, donde acudieron los invitados, y en el que Erdogan enunció unas palabras en presencia de su esposa Emine Erdogan.

En su alocución, el líder insistió en los beneficios del nuevo sistema presidencialista gracias al cual el país deja atrás "un período de dificultades políticas, económicas y sociales".

Erdogan: jefe del Estado, líder del Gobierno y cabeza del partido en el poder

La jornada de hoy, en la que Erdogan ha adquirido un nuevo mandato con plenos poderes ejecutivos, supone la culminación de un proyecto de más de 11 años. En abril del año pasado, el país aprobó en referendo los 18 cambios constitucionales que introdujeron la base legislativa para otorgar todo el poder a Erdogan.

La siguiente cita para concluir este proceso sería en las pasadas elecciones presidenciales y legislativas de junio. Unos comicios que Erdogan ganó con una cómoda mayoría y en una primera vuelta con el 52,% de los votos. Dos semanas después de su victoria en las urnas, el nuevo sistema presidencialista es el que gobierna en Turquía.

En contexto: las reacciones inmediatas a la victoria electoral de Erdogan

Los principales cambios se refieren al poder que aglutina el nuevo presidente, que será a la vez el jefe del Estado, líder del Gobierno y cabeza del partido en el poder. La figura del primer ministro desaparece pero “el anterior primer ministro necesitaba el voto de confianza del Parlamento, el nuevo presidente no lo necesitará”, dice Levent Köker, profesor de Derecho de la Universidad de Ankara y miembro del Comité que preparó el borrador constitucional de 2007.

El experto se refiere a que el nuevo presidente tiene la capacidad de disolver en cualquier momento el Parlamento. "También puede emitir decretos con fuerza de ley y sin la autorización y aprobación de la Cámara” -en asuntos relacionados con el Ejecutivo-, algo lo que debilitará el sistema de contrapesos.

Además del plano legislativo, el nuevo sistema también ha sido puesto en entredicho por su intromisión en el aparato judicial. “El presidente tendrá el poder de nombrar altos funcionarios y un elevado número de miembros del Tribunal Constitucional”, sigue Köker.

A partir de la reforma que entra ahora en vigor, la cabeza del Gobierno se encargará de designar a casi la mitad de los miembros del Consejo de Jueces y Fiscales -que desempeña las funciones disciplinarias del sistema judicial- lo que dará al poder Ejecutivo cierto control en el máximo órgano judicial del país.

Ravza Kavakçi: “la gente dice que Erdogan tendrá más poder, yo digo que tendrá más responsabilidades”

“De esta manera el país va a superar la elevada burocracia”, dijo Erdogan tras la toma de posesión. Y este es precisamente el argumento de aquellos votantes del actual líder que opinan que la concentración del poder en una sola persona es clave para solucionar los problemas de seguridad -tras años de atentados de Daesh y el PKK- y económicos que atraviesa Turquía.

“El sistema funcionará más rápido”, opinó la diputada del AKP -Partido de la Justicia y Desarrollo- Ravza Kavakçi. “La gente dice que Erdogan tendrá más poder, yo digo que tendrá más responsabilidades”, sostuvo la mujer. De momento, el nuevo Ejecutivo ha reducido el número de ministerios a 16 y ha eliminado, por ejemplo, el que se encargaba de las relaciones con la Unión Europea.

“La idea de que este tipo de Gobierno traerá estabilidad y fortaleza es una visión muy autoritaria e ignora los retos a los que se enfrenta Turquía en la actualidad”, insiste Levent Köker.

El deterioro de la economía -tras la imparable inflación, que alcanza un índice del 12%; la alta tasa de cambio de la lira turca con respecto al dólar; y el desempleo- es la principal preocupación de los ciudadanos turcos y, según los analistas, el escollo que puede dificultar la ‘Super-Presidencia’ de Erdogan. “Una situación que va a empeorar en la segunda mitad de este año”, observa Erdal Guven, fundador del diario independiente Diken.

Otros expertos creen que será la propia ambición del mandatario turco la que originará su propio declive. “Existe cierta atrofia cuando alguien está en el poder durante 16 años”, insiste Murat Somer, profesor de política comparativa de la Universidad de Koç, en referencia a los años que ha gobernado Erdogan desde que fue nombrado como primer ministro en 2002.

Y tras la enmienda constitucional, podrá gobernar otras dos legislaturas de cinco años cada una. El profesor también apunta a que “el estado de emergencia -que ha durado 2 años- y durante el que ha gobernado por decreto ha creado un tipo de gobierno ineficiente", “y concentrar en él todo el poder le está agotando”, concluye.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24