Saltar al contenido principal

Piden impeachment del alcalde de Rio por supuestamente favorecer a evangélicos

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

El alcalde de Rio de Janeiro, el exobispo evangélico Marcelo Crivella, fue objeto el lunes de un pedido de impeachment ante la Cámara Municipal, por presuntos favores a iglesias de esa corriente religiosa.

El concejal Átila Nunes, del conservador MDB del presidente Michel Temer, fue el autor de la petición.

"Es el primer pedido de impeachment con base jurídica. Ahora, por primera vez, podrá abrirse el proceso de destitución de Crivella por crimen de responsabilidad e infracción político-administrativa", escribió Nunes en su página de Facebook.

En su pedido, citado en la revista Veja, el concejal argumenta que "el trato notoriamente parcial dispensado por el alcalde a segmentos de su religión en detrimento de las demás es recurrente e inaceptable".

Por ahora, el pedido de impeachment tendrá que esperar ya que el recinto se encuentra en receso vacacional y no vuelve a sesionar hasta agosto.

Las críticas hacia Crivella, que asumió el cargo en enero de 2017, se agudizaron después de que el diario O Globo revelara la semana pasada los audios de una reunión "secreta" que el alcalde y exobispo de la poderosa Iglesia Universal del Reino de Dios celebró en el Palacio de la Ciudad con 250 pastores evangélicos.

En la reunión, que tuvo lugar el miércoles 4, aparentemente se mezcló política y religión: el alcalde habría ofrecido a sus "hermanos" la posibilidad de agilizar operaciones de cataratas, sugerido que se modificaran paradas de autobuses para que quedaran más cercanas a las iglesias y propuesto ayuda para arreglar problemas con el pago de un impuesto predial.

"Tenemos que aprovechar que Dios nos dio la oportunidad de estar en la alcaldía (...) Vamos a aprovechar este tiempo que estamos en la alcaldía para arreglar nuestras iglesias", dijo Crivella, según esas grabaciones.

En el evento estaba el precandidato a diputado federal de su partido Rubens Teixeira, algo que concejales de izquierda consideran que fue un acto de campaña antes de tiempo y, por tanto, un crimen electoral que pidieron que investigue la fiscalía.

Contactada por la AFP, la alcaldía no quiso hacer comentarios sobre el pedido de impeachment y destacó que la reunión con los evangélicos era para "divulgar servicios importantes para la sociedad" y que no hubo ninguna irregularidad en ella.

Crivella, de 60 años, ya había sido muy criticado al recortar a la mitad la ayuda para el Carnaval y ausentarse por segundo año consecutivo de sus suntuosos y sensuales desfiles, un ícono identitario y turístico de la ciudad.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.